jueves, 29 de abril de 2010

Destrozando a... Alatriste

Alatriste (Agustín Díaz Yanes, 2006)También bautizada como Alatruño, Pollatriste, etc., etc.


Este es un claro ejemplo de que si a un zapatero se le encarga construir una catedral gótica, mejor que rehuse.
Lo peor de Alatriste no es que se base en un cuento del sobrevalorado (e insoportablemente endiosado) Pérez Reverte, ni que dure más que un día sin pan cuando no tiene nada que contar, ni que sea aburrida como los libros que me he leído de su excelso autor original, ni que los actores parezca que se han tragado todos el espíritu de Vito Corleone, ni que esté mal rodada y mal planificada, ni que no tenga emoción y las secuencias de acción parezcan rodadas por artríticos... lo peor es que el intento de Díaz Yanes de hacer una película "de autor" para diferenciarla de las límpidas historias yanquis (aunque el presupuesto fuera desmesurado como si viniera de cualquier mayor) se limita a llenarlo todo de porquería, incluyendo el pelo de todos los actores, consiguiendo únicamente que todos los ellos estén feísimos...

4 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

A pesar del elevado presupuesto, el film parece en algunas escenas de más pobre producción, como, por ejemplo en las batallas de los tercios de Flandes, que ofrecen un patético resultado, como si la batalla se hubiera desarrollado por un par de docenas de soldados. Mortensen, a pesar de su encomiable esfuerzo, debió ser doblado. Yo salvaría a Echanove que compone un magnifico Quevedo.

LA GUARIDA DEL EREMITA

ethan dijo...

No me pareció tan mala. Se salvan muchas cosas de la peli. De acuerdo con el comentario anterior, Mortensen debió ser doblado.
Saludos!

Lo dijo...

Pollatriste???? Jajajajaja
Yo no me he leído ninguno de los libros (porque odio a Pérez Reverte, básicamente -lo has destrozado algún jueves?-) y la peli me aburrió un montón. Mi religión me prohibe criticar a Viggo, lo adoro, aunque aquí... Ay, no puedo.
Besotes!

dvd dijo...

Lo que no entiendo es cómo se ha ensalzado tanto la literatura (por decir algo) de Pérez Reverte; por lo visto, para vender hay que poner cara agria, decir tacos y llevar las gafas de Trevor Horn...