miércoles, 28 de abril de 2010

Affliction

Affliction (Paul Schrader, 1997)


La filmografía de Paul Schrader no deja de ser curiosa por lo irregular, brillando enormemente como guionista (entre otros de Taxi Driver y Toro Salvaje, ni más ni menos) y ocasionalmente como director, y a la vez ha filmado obras que pasaron sin pena ni gloria y que parecen haber salido de las manos (y los cerebros) de cualquier directorucho de tercera. Sin embargo Affliction es la prueba de que Schrader cuando se pone, se pone.
Espléndido drama familiar, tenso, rabioso y casi macabro, cimentado en un guión excelente y en unas interpretaciones superlativas (tanto Coburn como Nolte realizan unas de las mejores interpretaciones de su vida) y con el disfraz de drama de intriga e investigación, Affliction es uno de esos ejemplos impolutos de lo que es cine de verdad: guión y actores dirigidos (y sólo dirigidos) por alguien que modula y que planifica el sentido de todo lo que ocurre en pantalla.


Brutal como la ira del personaje de Nolte y sus enfrentamientos con su padre (Coburn), Affliction es una película tan rotunda como su planteamiento y tan compleja como la historia que va descubriendo poco a poco y de la que no revelaré nada so pena de destrozar una de las mejores películas de su año (y casi que de finales de los noventa, miren ustedes). Así que mejor me callo.


2 comentarios:

dvd dijo...

Magnífica película; amarga, lúcida, triste, desoladora, demoledora... como un diente sano arrancado de cuajo...

Ricardo Baticón dijo...

Vale, pues me la apunto... porque la dieron hace poco con el periódico Público y la pillé, pero aún no la ví!