martes, 27 de octubre de 2009

Dos tontos muy tontos

Dos tontos muy tontos (Peter and Bobby Farelly, 1994)


Dumb and Dumber, título mucho más inspirado que la traducción española, sirvió para que los adolescentes de esos tiempos nos riéramos mucho, para que Jim Carrey se empezara a hacer de oro a pesar de que hasta a muchos de esos mismos adolescentes nos diera dolor de cabeza, para que los Farrelly comenzaran a hacerse famosos, y sobre todo sirvió para comenzar y empezar a finalizar un género que ha muerto de éxito y de escasez de ideas.
Dumb and Dumber da lo que ofrece. Es una comedia tonta sobre dos tipos tontos pero muy ingeniosos que se meten en líos tontamente y donde prima el gag y en el gag prima lo exagerado.
En este género que tiene a los Farrelly como inspiradores, creadores y defenestradores, de lo que se trata es de reelaborar el género de la parodia, insuflando mala baba y ridiculizando los grandes valores americanos.
Para ello Carrey se convierte en pieza ideal dentro de la exageración que es toda la película, y Jeff Daniels lo acompaña encargándose además de destrozar lo poco que le quedaba de carrera.

No obstante, Dumb and Dumber posee unos cuantos gags ingeniosísimos y un aire corrosivo que parte del desarrollo y el final, esos el los que se demuestran que el tonto y el más tonto quizá no lo son tanto comparado con el mundo que les ha tocado vivir.

3 comentarios:

Ricardo Baticón dijo...

Sí que hay algunos gags con ingenio, recuerdo uno de Jim Carrey en el coche, con las cervezas vacías... luego llenas... y le para la policía. Tiene unos cuantos graciosos.

Saludos!

dvd dijo...

Joder... ¡ésta es horrible!...

RFP dijo...

Es muy divertida, hombre...