jueves, 22 de octubre de 2009

Destrozando a... ¿Conoces a Joe Black?

¿Conoces a Joe Black? (Martin Briest, 1998)


A alguien se le ocurrió hacer una versión con pretensiones de mejoría de una película que sigo creyendo (a pesar de alguna objeción) que no merecía más que el olvido, y para ello emplearon el doble del metraje original (dos interminables horas y media) y pusieron a Brad Pitt teñido de rubio pollo, harto de gimnasio y con una perpetua cara de palo y a Anthony Hopkins intentando interpretar. Lo acompañaron de una muchacha que era amiga íntima de Mario Vaquerizo e iba todo el día con cara de succionadora (lo que hizo conjeturar la forma en la que había conseguido el trabajo), para contar lo mismo con más azúcar que la original y aburrida hasta decir basta. Querían ser profundos y les salió otro de esos subproductos románticos con ínfulas y filosofía para estudiantes de parvulario.
Mucho peor que la original, lo que ya es decir...


5 comentarios:

Lo dijo...

Vale criticarla sin haberla visto??? Porque es tanto el rechazo que me da al ver cualquier imagen que no soy capaz ni de verla aunque sea para reíme...
Anda, que Brad Pitt y Anthony Hopkins se juntan para hacer unos truños... (es mejor esta que Leyendas de Pasión?)

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Larga, aburrida a más no poder y sin un detalle que salvar.
Saludos

RFP dijo...

La mierda toda huele igual, Lo. Pero sí, es peor.

Ni yo lo hubiera podido decir mejor, ni desde luego en menos palabras, querido Crowley.

dvd dijo...

%&#":<*... o más o menos...

Ricardo Baticón dijo...

Hola Rfp!

estoy contigo, es una película para olvidar... Yo me acuerdo que cuando la ví me esperaba bastante de ella y ahora el único recuerdo que tengo de ella es que la actriz morena que salía era bastante guapa... poco más.

Saludos!