jueves, 25 de septiembre de 2008

Destrozando a... Abre los ojos

Abre los ojos (Alejandro Amenábar, 1997)


Dicho popular: “El que no tiene padrino no se bautiza”.

Pues bien, a Amenábar lo apadrinó José Luis Cuerda. Hizo una película, Tesis, que en un primer embite pasó sin pena ni gloria. Tras darle nosecuantitos premios de la academia española (no lo pongo porque estos creo que también tienen copyright) volvió a tener un reestreno apoteósico, se les subieron los humos a la cabeza tanto a él como a Cuerda, y gastaron muchos duros para hacer una segunda película más... cara.
Tesis, sin embargo, no era más que una película de intriga con mayor calidad de lo que se hace en este país (llámense El arte de morir o Tuno negro... que tampoco es que sean Rebeca, vamos), conformando lo que podríamos llamar una película... mediocre, pero entretenida. La dificultad para la diversión en Tesis venía dada, precisamente, por las intenciones de hacer una gran película para lo que intentaban dar un “mensaje”, en este caso el peligro de las snuff movies. En Abre los ojos, todavía no lo tengo claro.
Siempre he defendido que todas las películas hay que verlas al menos un par de veces con un tiempo de distancia. Y una de las culpables es esta. En plena fiebre “amenabariana”, y antes de escucharlo a él mismo vanagloriarse del talento que tenía en entrevistas en televisión (verídico), la primera vez que vi Abre los ojos me pareció fascinante. Ahora mismo, no sabría decir por qué. Quizá es que llevara demasiado tiempo de abstinencia sexual o que estuviera en alguno de mis periodos cannabinoides, que es la única forma que tengo de perder la sesera de forma tan llamativa, porque vista años después Abre los ojos es... cómo decirlo... ¿una mierda?
Vacía de contenido, pretenciosa en el continente, con unos actores que no actúan, con una planificación caprichosa, con una megalomanía considerable para una estupidez, con una trama vacua y mínima que no quiere decir nada salvo quizá un elogio a la superficialidad, con unas ínfulas infumables... Abre los ojos da la sensación de haber envejecido mucho y mal. Y cuando pasan estas cosas con algunas películas se debe sobre todo a algo que muchos se resisten a creer: nos equivocamos pensando que eran buenas. Yo estoy mucho más sensato. Para algo tiene que servir cumplir años. Para abrir los ojos.

-Abre los ojos. Abre los ojos. Abre los ojos.
¡¡¡PLAF!!!
-¡Me quieres dejar dormir!


11 comentarios:

sangreybesos dijo...

Creo que evitaré un segundo visionado... a mí también me gustó la primera vez.

Lo de Tesis es otra cosa: para cuando salió, todo el que frecuentaba los círculos frikasposos ya sabía que lo de las pelis snuff no era más que una leyenda urbana.

Lo dijo...

Yo es que a Amenábar le tengo tirria, cosas de una licenciada que odia a los que han triunfado donde ella no ha hecho nada, jeje. El caso es que con un visionado tuve bastante, porque el homenaje a Vertigo ya me puso de los nervios en su día. Verla otra vez me va a hacer odiarla, lo sé, porque Pe+Naw=odio mortal.
Eso sí, ésta es la hostia comparada con Vanilla sky, jijiji

Josito Montez dijo...

"Abre los ojos es... cómo decirlo... ¿una mierda?"

JAJAJAJAJA!

Justo dijo...

Pues esta vez -¡ya iba siendo hora!- no coincido contigo, amigo, ni con los comentaristas.

Hace mucho que no veo Abre los ojos, pero no creo que variara mi opinión si la vuelvo a ver. Desde luego no creo que sea una obra maestra ni nada que se le parezca, pero sí una película muy digna, distraída y por momentos conmovedora: yo recuerdo especialmente la soledad de Eduardo Noriega en la discoteca, su imposibilidad de comunicarse con los demás, el rechazo, la angustia de algo que ya no tiene marcha atrás y que es espantoso.. la escena increíble de Najwa -que está divina, como de mala de cuento perverso- conduciendo el coche y tirándole los tejos a esa manera tan especial que tiene ella.. y la escena final en la azotea, cuando le pregunta a Penélope Cruz si es real y ella dice que no lo sabe..

No sé, me pareció muy de cómic, una película que invita a la ensoñación..

En mi opinión, Tesis es su mejor obra. No creo que tenga nada que ver con las películas que citas. Pienso que combina lo mejor del cine europeo con lo mejor del cine USA -igual que ocurre con El laberinto del fauno. Es una película de género y no lo es al mismo tiempo.. los personajes son reales e identificables y genera miedo y tensión, también horror moral.. y antes de que le dieran los Goya se convirtió en un éxito popular gracias al boca a boca: no, no creo que haya sido un éxito prefabricado de la Academia.

Eso no quiere decir que sea incondicional de Amenábar: creo que es talentoso y muy resultón, pero de ningún modo el genio que nos quieren hacer creer. De hecho, Los otros me gustó, pero bastante menos que las precedentes. Y ya sí te puedo decir que Mar adentro no me gustó nada: y aquí sí que me siento solo, todo el mundo la aclamó.. yo la vi previsible y como muerta desde el principio, sin ritmo ni tensión, demasiado políticamente correcta.. en fin, cada cual tiene sus percepciones.

Un abrazo

Chito dijo...

Yo estoy con Justo también, a mi me gustó, la vi un par de veces incluso. Despues vi Vanilla Sky y mi buena opinión sobre Abre los ojos se acentuó aún más.
Amenábar me parce uno de los pocos directores que se salvan en este país. De momento me gustan todas sus pelis, aunque Tesis sigue siendo mi preferida.

Un saludo.

dvd dijo...

Cuando la vi, todo el mundo decía: "¡Qué maravilla!". Yo les preguntaba si me la podían explicar, que no la entendía, y, claro, daban unos rodeos de muerte.
¿Que qué es una peli vacía?: esta. Pero vacía, vacía...

RFP dijo...

Aviso: esta contestación a comentarios se efectúa en plena apoteosis alcohólica tras cumpleaños. Me puedo arrepentir mañana.

sangreybesos: te recomiendo que no lo hagas.

Lo: Para triunfar nunca hizo falta ser bueno. Ahí están... mejor no desvelaré el contenido de futuros implicados en esta sección.

Josito: Celebro que te haya gustado el post, o eso me parece.

Justo: querido, a ver si planifico viajito a Madrid y hablamos de Nawja y de Amenábar con una cerveza delante. Con respecto a lo de Mar adentro no te sientas tan solo. Estoy convencido de que si algún día me decido a verla no me va a gustar.

Chito: tampoco vi Vanilla Sky porque sigo creyendo que en esta vida hay que sufrir lo necesario. Lo mismo que a Justo te digo.

dvd: en tu última línea resumes lo que yo quería transmitir en el post, muchas gracias.

Un beso a todos.

Lola dijo...

MI querido y admirado y amado RFP

Tu redacción es perfecta, cautivadora...cómo decirte....pero es que Abre los ojos supone una época de mi vida inolvidable y única. Y qué guapo estaba Noriega, qué tierno cuando se esconde como El fantasma de la ópera. Soy fan de Amenábar.
¿Qué esperabas?
UN BESAZO

Capri c'est fini dijo...

Hace mucho que vi Abre los ojos, pero ni Tesis me pareció un peliculonazo (como cualquiera decía en ese momento) ni esta me pareció tan mala. Pero posteriormente la vi y me arrepentí un poco de esta primera opinión. Los otros, sin embargo, me entretuvieron, tengo que reconocer y sin ser una película especialmente profunda, tiene su aquél. Con Mar adentro, el tema y la interpretación de Bardem y su familia gallega, fue lo que se salió. Sin embargo, el papel de Belén Rueda o el cura del Opus lo hubiera cortado sin miramientos, porque lo único que hacían eran entorpecer la película. Por cierto, no he visto Vanilla Sky, pero si la original no me mató un remake y encima con Cruise, pues era mejor ahorrarselo. Un saludo.

RFP dijo...

Querida Lola: ninguno de los dos esperábamos otra cosa del otro. Y gracias.

Capri: prácticamente coincido contigo salvo en lo de Mar adentro, que me negué a ver por ser original... y luego he ido dejando hasta que he perdido las ganas completamente. Un abrazo.

RICARDO BATICÓN dijo...

oYE, quén curioso... a mí me ha pasado lo contrario.La primera vez que vi Abre los ojos, en el cine, me pareció una paranoia que no me enteré de nada. La segunda vez, 1 año o 2 después e
n dvd... me empezó a parecer interesante...Y la tercera vez que la vi, me fascinó. Es más, a mí me gusta hasta la versión de Cameron Crowe de Vanilla Ski, todo el mundo la critica... pero a mí me gusta.