sábado, 27 de septiembre de 2008

¿De qué hablamos los hombres cuando hablamos sinceramente de sexo?

¿De qué hablamos los hombres cuando hablamos sinceramente de sexo? (Josep López Romero, Editorial Alba)


Una compañera me lo dejó porque le resultó curioso y fácil de leer. A mi me ha resultado un tostón. Se trata de una especie de grupo real en el que varios hombres se reúnen para hablar de sexo. La idea no sería mala si se hubiera manejado mejor. Por lo pronto el que las sesiones se relaten literalmente ayuda poco, sobre todo si como componentes del grupo tenemos a doce hombres homogéneos en situación económica, con un solo gay y un sólo bisexual, y que no paran de hablar de los mismos temas de siempre con los mismos tópicos de siempre. Sinceramente me hubiera gustado mucho más algo tipo humorístico. Porque esto no da ni para reírse. Sinceramente, no lo incluyo en la sección de los jueves porque no se lo merece.


3 comentarios:

dvd dijo...

Sólo viendo la portada se intuye el desastre, compadre. Yo es que después de haber pasado por los desmanes de la pornografía juvenil he acabado por atribuirle a esto tan complicado del sexo una máxima: improvisación. Me saca de quicio esta absurda tendencia actual a explicarlo todo en clave de manual ¿dónde queda la exploración íntima y autocondicionada del propio cuerpo y el ajeno? Planeta Gran Hermano, me parece a mí... Era más bonito cuando se compraban esas revistillas tan entrañables. En fin...

Esther dijo...

Hace poco me hablaron de este libro y tenía pensado leermelo. ¡Parecía que iba a ser interesante!
Pero ya leo por aquí q anticipais que no...

Bss

RFP dijo...

dvd: efectivamente, la portada lo dice todo... pero cuando te lo dejan y lo recomiendan crees que algo bueno tendrá... hasta que te das cuenta de que hay gente con muy mal gusto. Y efectivamente, se habla demasiado de sexo. Mejor practicarlo.

Esther: bienvenida. No puedo recomendarselo a nadie, así que no hagas caso a lo que te digan. Cualquier capítulo de Sexo en Nueva York es mucho más interesante. Un beso.