domingo, 1 de febrero de 2009

Medianoche en el jardín del bien y del mal

Medianoche en el jardín del bien y del mal (Clint Eastwood, 1997)



A mi todavía sigue sorprendiéndome que alguien que se hizo famoso por interpretar a Harry Callaghan y por los spaguetti-westerns cuando coja una cámara para dirigir tenga la sensibilidad que demuestra Eastwood en cada uno de sus trabajos. Esa sensibilidad se puede dar a entender de muchas maneras, más o menos visibles en propuestas quizá más dadas a la dramatización (qué bella Los puentes de Madison, sobre todo teniendo en cuenta la terrible novelilla de donde sale), pero en esta Midnight in the garden of good and evil, adaptación de la novela homónima de John Berenndt, se ve reflejada con especial maestría.


Eastwood realiza un ejercicio de mesura y estilo, mostrando un paisaje de la sociedad sureña que nos presenta sin caer en el morbo del asesinato que centra la trama de la película, sino recreándose en todos los entresijos de esa ciudad de Savannah donde se desarrolla, en toda esa extraña mezcla de personajes que la puebla. A ella llega un escritor (John Cusack, personaje que precisamente es el propio Berendt) que se interesa por la noticia del asesinato de un chapero (increíble Jude Law, como siempre) presuntamente a manos de su amante millonario (Kevin Spacey). Con un gusto exquisito tanto en el trato de personajes como en el desarrollo de la trama y la planificación, Eastwood demuestra nuevamente el gran director que es, mezclando los elementos reales y ficticios de la trama sin que resulten grotescos (ese perro invisible y su dueña drag-queen, Lady Chablis, creo que es la misma de la novela, las brujas...) con un buen gusto y un saber estar que hacen que a pesar de todo, y a pesar de decir mucho acerca de lo ridículo de esa sociedad sureña que disecciona en todo momento, deje un buen sabor de boca y una sensación de que todo ha acabado como ha tenido que acabar. Porque así es la vida. A pesar de ese final, que en el fondo es tremendo.
Una maravilla, o al menos a mi me lo sigue pareciendo vista unas cuantas veces.


2 comentarios:

dvd dijo...

Muy buena. Eastwood en un registro inusual, más irónico, más chispeante, más ingenioso y menos demoledor. Y qué bien retrata ese "south comfort".

Ricardo Baticón dijo...

No sé si una maravilla... pero sí una gran película. Yo ya la he visto 2-3 veces, la primera en el cine... y fue la vez que más me gustó. Sí que es chula, sí.