jueves, 1 de enero de 2009

Destrozando a... El cuervo

El cuervo (Alex Proyas, 1994)


Como propósito para año nuevo tengo el intentar no repetirme tanto con los directores. A alguno le parecerá que ayer hablé también de Proyas. Le recuerdo que ayer era diciembre y hoy enero... así que no estoy incumpliendo nada. Supongo que si todo ha ido bien ahora mismo estaré acostado o de resaca, y vosotros también, pero para que no se diga... el blog se actualizará... diciendo dos palabras sobre este grandísimo bodrio, y las diré bien altas:

¡¡¡MENUDA MIERDA!!!

Ya está. Que nos sea leve.


4 comentarios:

Lo dijo...

Jajajajjajajajjaja, ante esa crítica poco se puede añadir!
A mí me gustó la primera vez que la vi, pero la segunda me di cuenta de que era joven y estaba loca, porque me pareció un tostón, jeje.
Un beso!

dvd dijo...

Es entretenida, sin más. Probablemente inició ese subgénero de "fantasía gótica", con ramificaciones hasta la reciente (y esa sí que es horrible) CREPÚSCULO. Además, siempre le precederá la triste historia de Jason Lee... y es que hay que ser desgraciado, macho...

Lola dijo...

Querido, admirado y amado RFP

Ante todo, querido decano de los blogs que leo, feliz 2009.

Sobre El cuervo...más leyenda por la muerte del prota que otra cosa. No me gustó nada, en aquella sala de cine, después de un día de instituto, con el grunge corriendo por nuestras venas.

Feliz año para seguir despotricando, aquí, pasiones y desmanes a gogó.
Un beso.

RFP dijo...

Pues si, Jason Lee fue un pobre desgraciado, y si no llega a ser por él sinceramente creo que esta película hubiera pasado sin pena ni gloria por las taquillas... que es lo que se merecía (bueno, en realidad lo que se merecía era algo mucho peor, pero una semana después ando conciliador)