miércoles, 3 de diciembre de 2008

Sin city

Sin city (Frank Miller y Robert Rodriguez, 2005)


Con la versión digital en cómic llevo en el el ordenador como cuatro años (desde que me enteré del inicio del rodaje, creo). Aun así salvo un leve vistazo no he leído nada porque todavía me resisto, es el único bastión de resistencia para terminar de convertirme en un friki del todo... pero esa es otra historia...
Sin city (la película) es la máxima expresión del cómic llevada al cine. Y me explico. Sin city es un cómic llevado al cine. Todas sus imágenes son viñetas en movimiento por dónde la cámara se desplaza al antojo del director. No existen las secuencias (ni siquiera en las persecuciones con coche) no existe ni siquiera el plano-contraplano, no existe la película, porque no hay película. Hay cómic y se respeta la estética cómic desde el primer hasta el último fotograma.


Porque Sin city es estética pura y dura, independientemente de la trama, complicadísima, pero ya suficiente con el primero de los tres episodios, ese que nos refleja la corrupción que inunda las calles de esa ciudad que puede ser cualquier ciudad donde la ley es la ley del que miente y es más hábil para ocultar las cosas, y que los dibujantes e historiadores de cómics han sido capaces de resumir con mucha más claridad que todos los filósofos y escritores contemporáneos. Por ello aquí lo importante es la estética. Blanco y negro se mezclan con dosis vibrantes de color ocasional, de forma aparentemente inexplicable (si alguien sabe de alguna explicación, que me la diga), se usan las tres dimensiones de forma casi pictórica, las facciones de los personajes son exageradas hasta formas rocambolescas (esos ojos desorbitados de del Toro...), los tintes expresionistas están por todas partes... Sin city es sensorial y sensitivamente una obra maestra... por más que quizá a Robert Rodríguez se le vaya de las manos algún que otro plano violento efectista de esos que tanto le gustan y que sobran. Es el único pero que le tengo que poner.

4 comentarios:

Capri c'est fini dijo...

Sin city me dejó en un dilema. No conocía el comic original y claro la estética me pareció revolucionaria y preciosa, aunque la trama la seguí a duras penas, porque no me interesó mucho. En el balance creo que lo que me gustó de Sin city gana a lo que me disgustó. Pero es que una película basada solamente en una estética (por más buena que sea...) deja un poso ligero en mi cabeza. Un saludo.

dvd dijo...

Bueno, a mí me gustó... esto lo pone aquí:
http://elindefilocinesnable.blogspot.com/2008/06/todo-es-ponerse.html

RFP dijo...

Capri: siempre defendí que la estética es de por si un grado,pero, a pesar de lo dicho en el post (y tras releerlo) reconozco que además de estética hay mucho más.

dvd: absolutamente de acuerdo con el tuyo, para variar (en lo que coincidimos, claro)

Ricardo Baticón dijo...

OOHH!!, qué gran peli, qué comics más grandes y geniales... Soy un fan total de Sin City, de Frank Miller... hasta del merchandaising de la peli!... Es que está realizada con mucha fidelidad al cómic, y mira que era difícil. APoyo tu expresión "Sin city (la película) es la máxima expresión del cómic llevada al cine". Genial.