sábado, 22 de noviembre de 2008

AntZ

AntZ (Eric Darnell, Tim Johnson, 1998)



Recuerdo haber salido del cine de ver otra película y pasar al lado de un emocionadísimo gafapasta que se refería a esta primera película de animación que salía de la factoría Dreamworks como "la mejor película del año". Otro gafapasta, menos emocionado, ya le hacía ver que "no era para tanto", y yo, acostumbrado a la Disney y a las técnicas de marketing vendiendo voces famosas para contar las mismas historias ñoñas e infantiloides de siempre, no esperaba mucho a pesar de Allen por lo que no quise hacer demasiado caso de gafapastas emocionados y pasé de ella.
Años después, ya en casa, y gracias al estupendo video comunitario de mi comunidad de vecinos, video comunitario que como todos los videos comunitarios que se precien incumplía sistemáticamente la ley y programaba películas recién estrenadas en DVD, eso sí, con un gusto exquisito (sospecho que detrás de la programación había algún gafapasta al que le encantaba el cine francés) hecho harto peculiar teniendo en cuenta que vivía en un barrio obrero de Sevilla, me la encontré una tarde de domingo y me di cuenta de que quizá debería ser menos prejuicioso. El como he terminado buscando unas gafas de pasta negras con patilla cuadrada sin encontrarlas durante años y comprándome camisetas con mazingueres zetas y demás motivos de mi infancia es una historia que dejaré para el otro blog... algún día.
AntZ es la mejor película de animación que ha hecho el estudio de Spielberg, fundamentalmente porque es su película más adulta. Se olvidan un poco de la emoción boba y el simplismo y dibujan el retrato de una sociedad clasista y dictatorial, donde hay un individuo que intenta (y consigue) cambiarla, desde una perspectiva más sensata y menos bobalicona que su prima hermana Bichos (salida de Pixar, y también divertida, no lo vamos a negar), a base de chistes e ideas que en ocasiones entran casi dentro de lo existencial. Luego ya empezaron con lo de los Príncipes del Egipto esos, y ya les perdí la pista. Me parece mucho más interesante esta vertiente.


Una pena que para que los niños fueran a verla al final tuvieran que terminar simplificando la trama y la metralla (a lo mejor es que tampoco había más, pero por una vez vamos a pensar bien) porque de no haber sido así, puede que hubieramos estado frente a un auténtico monumento cinematográfico... y que mi conversión en gafapasta hubiera sido aún más rauda. Pero eso ya es otra historia.

3 comentarios:

dvd dijo...

1: La peli es entretenidísima en V.O.S. y aburridísima con un doblaje tremendamente efectista.
2: Me veo incapaz de ponerme una camiseta con Mazinger o la abeja Maya... Gafas es que no uso...
3: Llevo all my life in Seville y jamás de los jamases hubiese creído a nadie que pudiese ver a Rivette o Chabrol video comunitario mediante. De hecho, el recuerdo que tengo de tan singular medio de difusión es el de mi inquietante descubrimiento del porno ochentero los sábados a la 1:00. Y hace tanto de eso... Pero vamos, que me mudo a ese barrio ahora mismo, vaya...

Ricardo Baticón dijo...

Muy buena, muy buena la peli. Yo no soy de pelis de animación (aún no he visto ni Cars) pero como ésta fue de las primeras aún me hacían gracia y era muy buena... además recuerda que Antz decían que se parecía a Woody Allen que es quién la doblaba en su v.o.... creo. Y sí se parece. Saludos

RFP dijo...

dvd: coincido en lo primero; respecto a lo segundo, creo que en alguna ocasión ya he hecho hincapié en la necesidad que tendría (hipotética) de tenderme en un diván; y respecto a lo tercero juro que en una misma tarde he podido ver a Chabrol, Haneke y la última de la Bullock (supongo que esta última para que las maris no dejaran de pagar la cuota), claro que me mudé de allí hace como diez años... no sé qué tal andarán ahora... y no seré yo quien denuncie a nadie públicamente en la red. Cuando regrese de visita (que mis amigos ya se están empezando a cabrear) quedamos pa unas cañas y ya te lo cuento.

Ricardo: se le da un aire, efectivamente, más por el homenaje que por otra cosa, me temo. Claro que la primera escena, con Z en el diván es divertidísima.

Por cierto, perdón por el retraso en contestar, llevo una semana terrible.