jueves, 31 de marzo de 2011

Destrozando a... Cache

Cache (Michael Haneke, 2005)


Me duele a mi más que a nadie tener que hacer esta entrada, pero créanme que lo merece. Y no porque crea que Caché es, en modo alguno, una película tan mala como las que desfilan normalmente los jueves por aquí. La justificación tiene más que ver con la decepción que me supuso que uno de mis directores actuales favoritos cayera en la trampa de la autocomplacencia.
Haneke nunca ha sido idiota y sabe perfectamente lo que se espera de él. La inquietud, los silencios, el juego con las imágenes no vistas y la imaginación del que la ve... todo lo mismo de siempre que, normalmente, usa con imaginación para contarnos sus angustiantes historias.
El problema de Caché estriba en que esa riqueza habitual en el resto de su cine deja paso al recurso repetitivo y se limita a realizar lo que ya ha hecho antes, no sólo sin aportar nada nuevo, sino jugando vilmente con la paciencia del espectador.



A todas, absolutamente todas las escenas de Caché le sobran, como poco, diez segundos. Tiempo que es utilizado para que Daniel Auteuil y Juliette Binoche compongan unas actuaciones soberbias y las sigan recomponiendo una y otra vez de manera totalmente prescindible.
Tiempo que es utilizado para no exponer prácticamente nada más allá del tedio de una historia que no termina de enganchar.
Tiempo que es utilizado para difuminar los efectos de la culpa que es lo que en primera instancia parece que mueve las pesadillas del protagonista, de tal forma que no termina de quedar claro.
Tiempo malgastado en rodar una película donde al final todo es tan simple que no terminamos de entender nada de lo que ha pasado.
Tiempo, el nuestro, que está para recordar mejores películas suyas y querer darle cabezazos a todo el que premió y adoró esta cinta, que por más aciertos que tenga y más maestría que veamos en Haneke , no deja de ser mediocre.


7 comentarios:

Luis Cifer dijo...

totalmente de acuero, un aburrimiento supino, un film soberbio y vacío como pocos. Igual es que hay que verla boca abajo o muy fumado para verle la gracia.

dvd dijo...

Hasta lo más chungo de Haneke es cine de calidad. A mí tampoco me gusta CACHÉ, pero porque me parece que el lío formado en la película es mero artificio, y no responde a un canon necesario, como sí ocurre, por ejemplo, en CÓDIGO DESCONOCIDO. Tú lo dices bien: no es mala, pero se tenía que haber hecho de otra manera y sería una obra maestra. El final es lo más tramposo y rastrero que ha filmado Haneke en su vida, no digo más...

RFP dijo...

Creía que aquí iba a estar solo de verdad.
Gracias. Muchas gracias.

dvd dijo...

Que no... si lo de los gafapastas es un invento de ZP para coger votos...

loquemeahorro dijo...

No la he visto, pero me ha recordado que Daniel Auteil sale en TODAS las películas francesas de los últimos 20 años.

En serio ¿cuántas películas hace al año? ¿O son solo las que se estrenan en España?

Capri c'est fini dijo...

Bueno, me toca poner la nota discordante y eso que casi siempre estoy de acuerdo con los destrozando a... Caché no es la película de mi vida pero sí tiene algo muy interesante, que es la creación del suspense sin ningún artificio (nada de música, ni sombras, ni tambores atronadores), sólo imágenes fijas y una pequeña historia. Creo que es una buena crítica a la sociedad burguesa, que se refugia en sus casas sin importarles el mundo, y lo sencillo que es destrozar ese velo de protección. Puede ser que alargue las escenas más de la cuenta, lo acepto, pero creo que sirve para provocar desconcierto en el espectador y elevar el suspense. No sé, a mí me entró bien por los ojos y Binoche y Auteuil no están mal.

Un abrazo.

Marie Curie dijo...

creo que la escena del suicidio en caché la hace ganar varios puntos... Haneke sabe mucho de todo, sobre todo sabe sobre como manipular el tiempo...