jueves, 27 de enero de 2011

Destrozando a... El método

El método (Marcelo Piñeyro, 2005)


Debe ser horrible para un argentino, sobre todo con el ego que gastan, que le digan que deja a medias, pero con Piñeyro es la única sensación que tengo siempre presente.
Aunque no es el único responsable de haber logrado que una de las sensaciones teatrales de inicios del nuevo siglo pasara al cine con más pena que gloria, también merece ser castigado Mateo Gil, ese señor que como escribía guiones con Amenábar (ni que ese fuera el punto fuerte de su filmografía) creyó que podría dirigir cine (es harto injusto que Nadie conoce a nadie no haya pasado por aquí todavía) y lucirse como guionista de categoría en todo lo que le diera la gana... pos eso mismo.
Si además ponemos a esa señora que cree que susurrar es actuar y a unos cuantos más que intentan lucirse por todos los medios... pues ni Eduard Fernández la salva, miren ustedes.
Que la obra nunca la vi y después de ver esto ya nunca me quedaron ganas. ¿Cómo?


4 comentarios:

Josito Montez dijo...

"esa señora que cree que susurrar es actuar"
Deberías dedicarle un jueves a esa señora, si no lo has hecho ya.

Besotes.

dvd dijo...

A mí no me disgustó tanto, la verdad. Ten en cuenta que es española...

Ricardo Baticón dijo...

Pues a mí sí me gustó, además la he visto un par de veces... creo que cuenta con un reparto actoral de lujo y mantiene su emoción hasta el final, por lo menos para mí... Bye!

loquemeahorro dijo...

Si no odiara ya lo suficiente esta película, ahora me entero de que hay gente que no va a ver la obra (que juega en una liga muy diferente) por semejante bodrio.

N.N. tiene un problema físico, seguro, que le obliga a mantener la mirada fija todo el rato y lo de la voz. Pobre.