jueves, 16 de septiembre de 2010

Destrozando a... Un paseo por las nubes

Un paseo por las nubes (Alfonso Arau, 1994)


Serán las que pueblan los cielos de mi ciudad (y hace que tengamos probablemente el día más caluroso y/o bochornoso del año), pero ha sido acordarme de nubes y de películas que deberían haber sido destrozadas por las tormentas que traían... y cuál mejor que esta novelita rosa que supuso la primera experiencia norteamericana de Aitana Sánchez-Gijón... eso sí, al lado de el hombre de cera, que no es otro que Keanu Reeves.
El artífice de semejante pastelazo fue Alfonso Arau, que como había dirigido años antes una versión medianamente decente de una novela de su entonces mujer (no se cuál será su estado civil actual), otro experimento corintelladesco algo menos anquilosado llamado Como agua para chocolate, se creyó capaz de volver a repetir suerte.
Así que cogió el guión de Leyendas de Pasión (también de ese año, si es que fue grande, grande), Lo que el viento se llevó (o quizá ese otro llamado Scarlett), la misma Como agua para chocolate, todas las de mi querido Gere... y sacó lo peor de cada una de ellas para que nos aburriéramos como ostras y Aitana nunca volviera a trabajar en Hollywood.
Reeves, como es de cera, vale lo mismo para un roto que para un descosido, así que lo colocaron en Matrix y le fue bien.
Arau está en paradero desconocido para mi. Y mejor que siga allí mucho tiempo.


2 comentarios:

Ricardo Baticón dijo...

Pues fíjate, yo es una peli que la tengo cierto cariño... Sé que no es una maravilla pero me gustó verla en su día... sobre todo a Aitana... la peli en la que está más guapa!

Saludos!

loquemeahorro dijo...

Yo fui a verla con una amiga al cine, cuando salimos, esperando a cruzar un semáforo y vimos a una pareja darse un beso, las dos nos apartamos y dijimos "No, por Dios, no puedo con más dulce".

Hacia la castidad a través del pastelón.