martes, 2 de marzo de 2010

Up

Up (Pete Docter, Bob Peterson, 2009)


Y es que no todos los días se habla de buen cine. Hace no demasiado tiempo, cuando hablaba de esa maravilla que es Wall-E, que Pixar se estaba especializando en demostrar que la animación norteamericana va mucho más allá de las chuminadas de la Disney y, bajo esa misma bandera, está realizando algunos de los cuentos más complejos y profundos que podemos estar disfrutando ahora mismo.
Pues bien, Up no deja de ser otro cuento de madurez de unos estudios que no paran de sorprendernos para bien. Y de lo que habla Up ante tod
o es del paso del tiempo y de la asunción o no de responsabilidades, de lo que vamos dejando atrás en nuestras acomodadas vidas y de lo que nos arrepentimos posteriormente, de dejar para mañana lo que queremos hacer hoy en aras de la civilización y lo que se supone que esperan de nosotros... pero sin llegar a la inmadurez plena de todas estas cintas herederas de la estúpida filosofía del "Hakuna matata".


Up habla de sentimientos y de legados, de nuestras propias miserias que se esconden tras el aferrarse a lo que tuvimos o lo que pudimos tener (tan magníficamente plasmado como la huida con la casa a cuestas y la preocupación por el sitio de los objetos), y en forma de divertida cinta llena de personajes encantadores y creíbles, consigue, nuevamente, aunar calidad, complejidad y entretenimiento, además de mostrar una sensibilidad digna de los mejores dramas.
La gran pregunta es: después de estos dos monumentos cinematográficos, ¿será Pixar capaz de seguir así? Esperamos que si... por el bien del cine norteamericano.

1 comentario:

Lo dijo...

Lloro cada vez que la veo. Qué película más maravillosa