jueves, 8 de octubre de 2009

Destrozando a... Amistad

Amistad (Steven Spielberg, 1997)


Quizá esta es la mayor prueba del infantilismo del cine de Spielberg más allá de algunas propuestas que no tienen que ver con él (A.I., por ejemplo). Porque Amistad es la historia de un motín de esclavos africanos que van a EEUU y el consiguiente juicio.
Un tema que podría haber resultado apasionante y digno de lecturas inteligentes y múltiples que, no obstante, Spielberg desperdicia en su afán de resultar impresionante y para todos los públicos.
Mala, mala, mala... o no tanto... pero tonta, tonta, tonta...


2 comentarios:

Lo dijo...

Buff, lo que recuerdo de ella es el sueño que me dió. Mira que me puede gustar Spielberg, pero esta película me pareció un coñazo

dvd dijo...

Una película incomprensible, innecesaria y a la que le sobra todo desde que empieza el juicio...