viernes, 6 de marzo de 2009

La ciudad de los niños perdidos

La ciudad de los niños perdidos (Jean Pierre Jeunet y Marc Caro, 1995)

Mucho menos famosa que Delicatessen y, por supuesto, Amelie, antes de que Jeunet se marchara a la conquista de yanquilandia vía Alien Resurrection, y cuando todavía colaboraba con Caro, ambos realizaron un precioso cuento siniestro que poca gente conoce, o del que se habla mucho menos de lo que se debiera.
La ciudad de los niños perdidos no es otra que esa de donde raptan los niños para intentar frenar el envejecimiento de un sombrío científico, que se march
ita rápidamente porque no puede soñar.
La ciudad de los niños perdidos no es otra que esa plataforma en medio de un mar tenebroso donde vive ese científico y sus extravagantes colaboradores, esos que le ayudan en su propósito por razones desconocidas.
La ciudad de los niños perdidos
es un viaje a lo tenebroso desde lo infantil, que sin embargo resulta absolutamente adulto y emotivo, mucho más que la historia de Amelie Poulain. Un viaje estético por paisajes desoladores, por personajes extraños y por oscuras sendas plagadas de niebla, donde la belleza sale a la luz dentro de las sombras que pueblan las imág
enes.


La ciudad de los niños perdidos es un precioso relato acerca de la soledad, la amistad, la confianza y los anhelos: los que buscan los seres que han perdido a los suyos y que harán lo posible por recuperarlos.
La ciudad de los niños perdidos es un auténtico (y delicioso) espectáculo audiovisual, de esos donde las imágenes se convierten en arte.
Y sigo creyendo que el cine de Jeunet salió perdiendo con el cambio de rumbo.


4 comentarios:

Justo dijo...

No la he visto, pero no soy muy de este director, que veo sobrevalorado.. Amelie me pareció un tostón almibarado.

(Y tampoco muy de Fellini soy, aunque le reconozco bastante más entidad).

Besotes

RFP dijo...

Amelie es un cuentito muy muy muy dulce, demasiado. Por eso la primera etapa es bastante más reconfortante.
Te aseguro que esta es una preciosidad, y nada dulce.
Un beso.

dvd dijo...

Jeunet es un caradura sin talento que se aprovecho del empuje de Caro para esa maravilla que fue DELICATESSEN. El problema de los engreídos es que creen poseer ellos la clave de la genialidad, por eso ésta, AMELIE y la de los novios esos son productos vacíos y repetitivos, que reconfortan a los que sólo ven cine comercial, y más exactamente cine romanticón, pero que suponen un bluff de dimensiones colosales. Y es que casi todo el mundo se lo ha creído...

Feroz dijo...

sic...