jueves, 31 de diciembre de 2009

Destrozando a... Saw 6

Saw 6 (Kevin Greutert, 2009)

Por lo visto ha sido calificada X por su contenido violento. La única forma de conseguirla ha sido por un ripeado con subtítulos inacabados. Y después de verla tengo que reconocer que ha sido mucho, mucho... pero no para tanto.
Sinceramente la saga Saw me parece una soberana tontá en la que, bajo una realización resultona que consigue dar algún susto que otro, se dedica a sacar casquería tergiversando ese género tan divertido que es el gore (y que tiene en el exceso y su escasa seriedad la mayor parte de su encanto) y hacer repugante y sórdido lo que no debería serlo.


Que se podría resumir todo en una parte, que se repite, que no tiene sentido... pues si, como casi todas las películas de terror.
Que hemos visto cosas bastante peores, también.
Que no hay necesidad ninguna de ver como alguien se cercena un brazo... pues miren, qué quieren que les diga...
Que prohiban su exhibición (vía clasificación X) en un país en vez de regular la distribución de este tipo de filmes hace que me pregunte si de verdad hace falta que nos digan lo que podemos y no podemos ver como si fuéramos imbéciles. Sigo creyendo que no.


miércoles, 30 de diciembre de 2009

Starship Troopers

Starship Troopers (Paul Verhoeven, 1997)


Verhoeven me cae bien, tan bien que incluso salvo algo (poco) de esa cosa llamada Showgirls. Y si bien estoy convencido de que sus mejores trabajos quedaron años atrás y se produjeron en Europa, Verhoeven ha realizado grandes obras en Hollywood, y la mejor de ellas quizá sea esta maravilla paródica del cine de acción yanqui en la que usó todos los medios a su alcance (muchos, de hecho) para darle una de las mayores bofetadas que se le han dado nunca a un estudio.
Porque Verhoeven hace lo que le piden, una película de acción y
fantástica trepidante y emocionante, quizá hasta lo suficientemente cascosa. Pero por otro lado, y ahí es donde se sale con la suya, ridiculiza a todo lujo ese mismo tipo de cine que él está realizando.
Para ello se sirve además de ese modelo metido a actor, prototipo del endiosamiento de figuras que jamás llegarán a nada en el cine, y de expresividad limitada-nula llamado Casper van Dien, perfecta e involuntaria encarnación de los van Damme, Norris, Stallone... que poblaban este tipo de productos y que fueron sustituidos por otros (Diesel...) con el mismo hieratismo pero mucho menos carisma.


Por ello, Starship Troopers se convierte, conscientemente a pesar de las intenciones de sus productores, en una divertidísima comedia satírica sobre el discurso militarista yanqui y sus medios de propaganda (no voy a compararla con la de Goebbles porque estamos en navidad y ya había dicho que iba a ser bueno) que imcomprensiblemente no fue detectada por sus propios financieros. Hay que tener mucho arte para ello. Grande.

martes, 29 de diciembre de 2009

Muérete bonita

Muérete bonita (Michael Patrick Jan, 1999)


Durante un par de años a final de los noventa se realizaron varios intentos, más o menos exitosos, de realizar comedias ácidas acerca del american way of life.
De entre todas ellas, y especialmente corrosiva, llegó hasta nosotros Drop Dead Gorgeus, versión macabra y malintencionada de cualquier telefilm de los que ponen en Antena 3 acerca de las ilusiones de esas pobres almas de dios que harían lo que fueran por ganar concursos de belleza.

Y lo hace llevando esa premisa precisamente a ese límite, a llegar a matar con tal de ganar un concurso de belleza de pueblo en ese alarde paleto estadounidense de conseguir el prestigio vistiéndose de mamarracha con chorreras.
La piedad brilla por su ausencia en esta fábula contra la estupidez yanqui, y la ridiculización es la piedra de toque de todo el circo que se muestra justo como ese circo que es.


Que puede que haya chistes repetidos, que puede que haya momentos de bochorno, que puede que no sea una obra maestra... pero qué necesaria y cuanta verdad esconde debajo de la superficialidad de lo que cuenta.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Texto de la semana


Déjamelo a mi, pues, ni aun bajo la oscuridad de la tierra quedarán sin castigo los furiosos ataques contra tu cuerpo perpetrados por los designios de la diosa Afrodita a causa de tu piedad y buen corazón.


Artemis en Hipólito, Eurípides.

sábado, 26 de diciembre de 2009

La bola de cristal

No se ría / Canción de los electroduendes/ Me siento tan feliz

La bola de cristal, de la que dijimos mucho bueno el lunes, tenía entre otros méritos en recoger muchas de las tendencias musicales de principios de los ochenta que ayudaban a su propia banda sonora. Para gustos los colores, pero no puedo resistirme a poner varios videos (youtube rules) de varios de sus grandes éxitos, esos que cuando pequeños cantábamos como posesos.

No se ría (aunque la canción era de Auserón):


Electroduendes:


Me siento tan feliz (ver a Kiko Veneno vestido de Frankenstein no tenía precio ni lo tiene ahora):


viernes, 25 de diciembre de 2009

La matanza de Texas

La matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974)



Y qué mejor película para el día de Navidad que esta bonita comedia familar, iniciadora del género de los psico-killers y una de las mejores películas de terror de la historia, quintaesencia del cine de terror adolescente solo que realizada de forma original y con una capacidad de provocar tensión que sólo John Carpenter ha sido capaz de imitar (y porque él lo vale).
Leatherface, el asesino que luego se llevaría la fama, no es más que la punta del iceberg de esa gran familia disfuncional y psicopática que puebla Austin (cuanto bueno ha dado para el cine de entretenimiento esta ciudad) y que tiene en el canibalismo su razón de ser.


Original hasta para eso, The Texas Chain Saw Massacre es una espléndida película de terror, una magnífica cinta de acción y una interesantísima historia familiar que esconde momentos de gran obra (si es que no la es toda ella, que yo creo que si) comenzando por lo irónico de toda la trama que plantea y que la sitúa como el summum de las comedias macabras.
Espectacular toda ella y evidentemente muchísimo mejor que toda esa tralla que se han sacado hace poco de la manga para "homenajearla". Como si pudieran...


jueves, 24 de diciembre de 2009

Destrozando a... Fóllame

Fóllame (Virginie Despentes, Coralie Trin-Thi, 2000)


Por algún extraño motivo cuando vi por primera vez esta película, poco después de su estreno, me resultó curiosa. Años después, y sin otro visionado de por medio, resulta muy desagradable.
El empeño de sus directoras en querer ser sórdidas sirviéndose para ello de esa moda del cine "modelno" de mostrar pornografía (que lo es) inserta en lo qu
e deberían ser películas convencionales uniendo esto al gore resulta, impacto inicial aparte, más grosero que ninguna otra cosa.
Y si quitamos la impresión inicial y nos ponemos a ver lo que hay en el fondo, resulta que la historia no tiene ni pies ni cabeza, y los intentos de los protagonistas de resultar expresivos son loables pero sin demasiados buenos resultados.


Un despropósito que he llegado a la conclusión de que era una porno que sus distribuidores no veían como suficientemente caliente y quisieron hacer pasar por arte y ensayo. Vamos, perfecta para ver en familia tal día como hoy.
"Noche de paz, noche de amor, todos contra todos, me cago en Dios"(Extremoduro dixit)
¡Felices fiestas!

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Secuestradores de cuerpos

Secuestradores de cuerpos (Abel Ferrara, 1993)
Creo que ya lo he dicho en varias ocasiones, pero lo repito: Ferrara me parece un director irregularísimo pero muy interesante. Y esta es una de las obras que precisamente más me han hecho llegar a esa conclusión.
A pesar de saber que lo que voy a decir ahora mismo me va a poner la soga al cuello, no tendré problemas en tirarme al vacío y sin red y afirmar que, sin ningún genero de dudas, Ferrara hizo la mejor película que podía hacer con esta inmortal historia tan alejada en principio de sus oscuros mundos. Y además que me parece que es
una buena película.
Lastrada por los cortes de producción que pretendieron hacer comercial lo que viniendo de su director no lo podía ser en modo alguno, Body Snatchers se aleja del terror para acercarse más al estudio de personajes y centrar su impacto no tanto en la historia y los efectos especiales como en la creación de la sórdida atmósfera en la que tiene lugar la llegada (y aposentamiento) de las vainas alienígenas dispuestas a dominar el mundo, y en la que Ferrara se mueve con bastante más soltura que con los elementos de acción.


Que no tiene nada que ver con sus predecesoras es algo más que evidente. Que no por traicionar el espíritu original va a ser tan espantosa como nos la quieren vender los adoradores de la primera versión cinematográfica, no tanto. Pero yo lo digo aquí: no lo es.

lunes, 21 de diciembre de 2009

La bola de cristal

La bola de cristal (TVE, 1984-1988)



Hubo un momento, tanto tiempo parece hace ya, en que a los niños se les trataba como seres inteligentes y nosotros (porque yo fui de los afortunados) lo agradecíamos.
Recuerdo esperar como agua de mayo la llegada del sábado por la mañana y mi posicionamiento frente a la tele de la que no me eran capaces de despegar mis padres a pesar de sus chantajes.
Y es que tanto los Electroduendes, como La Pandilla, como Los Monster como Embrujada nos tenían enganchados (a mi sobre todo Los Monster), y nuestros oídos se iban haciendo a la buena música gracias a gran parte de los autores en boga del panorama musical español.
Gracias a La bola de cristal aprendimos música, aprendimos política, aprendimos cultura... y nos lo pasamos como enanos.
Gracias a sus reediciones (desafortunadamente parciales) nos hemos seguido riendo y hemos entendido por qué nuestras generaciones fueron más maduras que los pobres que tuvieron que sufrir a Tonticia Sabater...
Y siempre echaremos de menos a la gran protagonista del programa, esa maravillosa Avería a la que detestábamos y amábamos a partes iguales: "¡Viva el mal, viva el capital, viva el contrato social!"




Texto de la semana


¡Ay, ay! ¡Qué gran desgracia son los amores para los mortales!


Medea en Medea, Eurípides.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Y tu mamá también

Y tu mamá también (Alfonso Cuarón, 2001)

[He decidido que los domingos van a ser de cine hispano-americano (de momento). Además esta película tiene financiación española en parte por lo que... que nadie se me eche encima por incumplir palabras. Si alguien pretende hacerlo espero que sea con otras intenciones.]


Como estoy muy contento como todos los años por estas fechas, esta semana será especial (la de año nuevo ya veremos) y vamos a hablar toda ella de cosas muy bonitas y muy navideñas.
Por ello me acordé de Cuarón y de esta película que tanto revuelo armó en su país de origen por la que probablemente es su escena más inocente.
Y tu mamá también
es una tristísima historia, la del encuentro y posterior separación de dos íntimos amigos con una mujer familia política de uno de ellos, y del encuentro (en el sentido amplio) que provoca su unión temporal durante un breve periodo de viaje en el que la intimidad les conducirá a rutas tan peligrosas que forzará la disolución del trío.


Estamos ante una película bella y durísima acerca de la amistad, del amor, del futuro, de las elecciones y sus consecuencias, de lo hermosa que puede ser la vida y lo difícil que nosotros mismos la hacemos. De mentiras y verdades, de falsedades y realidades enmascaradas, de vida y muerte.
La última escena, la del encuentro posterior de los amigos que han dejado de hablarse tras haber demostrado su amor mutuo, da idea de la sutileza con la que Cuarón trata lo que cuenta, incluidas las escenas sexuales, y es un resumen de la desesperanza que domina todo el film.


sábado, 19 de diciembre de 2009

Fell in love with a girl

Fell in love with a girl (The White Stripes, album White Blood Cells)

Una pena los derroteros que han ido tomando las andanzas de los hermanos White, cuyos últimos discos no he terminado de escuchar porque lo poco que he oído me ha parecido una ofensa contra ese monumento musical llamado Elephant. Pero antes de él, también había discos, concretamente tres que se editaron el mismo año, 2001, cada uno de los cuales esconde joyitas como esta, corta y potente como debe ser en un corte de estas características.


viernes, 18 de diciembre de 2009

Un perro andaluz

Un perro andaluz (Luis Buñuel, 1929)



Y se preguntarán ustedes: ¿qué va a decir el mentecato este sobre esta maravilla? Pues precisamente eso, tampoco pienso ser original ni voy a realizar un intento (vano y posiblemente pedante, en todo caso) de desentrañar todas las ideas que pueblan los escasos veinte minutos de duración de uno de los cortos más importantes, visionarios y complejos que ha dado la historia del cine. Tan solo que mi escena preferida es la última, por supuesto. Aunque la bellísima elipsis de la nube cortando la luna tampoco está mal, tampoco...


jueves, 17 de diciembre de 2009

Destrozando a... 200 cigarettes

200 cigarettes (Risa Bramon García, 1997)


Como ya me está invadiendo el espíritu navideño, voy a ser bueno.
Resulta que había una señora con nombre de chiste y una cadena de televisión moderna que hace programas educativos (como Jackass o el de ligarse a Tila Tequila, una señora muy elegante y muy fina) y que con afán de educar quisieron hacer una película como las de Altman pero en alegre y recuperando el espíritu animado de final de los setenta y principios de los ochenta.

Contrataron para ello a todas las estrellas indies del momento (aunque para lo que hace Christina Ricci podían haber puesto una muñeca hinchable y les hubiera quedado igual) y luego cambiaron y quisieron hacer Beautiful Girls para paletos americanos (como si la otra la hubiera escrito Proust, por más que me guste).


Resultado: un truño como una catedral de grande. Y se quedarían contentos y todo.
Repito, por si no lo escucharon en principio: he sido bueno, muy muy bueno.


martes, 15 de diciembre de 2009

La inglesa y el duque

La inglesa y el duque (Eric Rohmer, 2001)


Hay que tener mucho valor para hacer esta película. Hay que tener mucho valor o ser uno de los grandes directores de cine en activo, como es el caso de Rohmer.
Porque coger el gran valor francés, la Revolución que inició el camino de la República, y cargarse todo lo poético asociado al futuro libertario para señalar las atrocidades cometidas en aras del cambio de régimen a través del relato de la monárquica Grace Elliot, es de mérito per se.

Realizar además una obra compleja, que entra de lleno en las intrigas políticas fundamentadas en las luchas de poder que reinaron (más que la fraternidad, la libertad y la igualdad) durante el proceso revolucionario y con esa composición escénica que ayuda a subrayar la sensación de irrealidad que transmitían las incoherencias de la época, genera una de las grandes obras del cine francés en los últimos años por más que en la Galia se la relegara en un primer momento al mayor de los ostracismos (siendo incluso excluida de Cannes).


Preciosa alegoría de la verdadera libertad más allá de las ambiciones de los que las abanderan, emocionante historia de amor a unos valores y de la fatalidad de la muerte, La inglesa y el duque es una historia que tendría que ser de obligatorio visionado.
Aunque fuera solo porque es capaz de elaborar un discurso maduro de tinte político. Porque es una grandísima obra sería otra razón, aunque quizá no lo más importante.


lunes, 14 de diciembre de 2009

Weeds

Weeds (Showtime)


Nancy Botwin, viuda de un judío con dos hijos y residente Agrestic, barrio residencial de medio pelo, se gana la vida traficando con marihuana. Celia Hodges, su amiga y defensora primera de las buenas costumbres, no sabe nada. El hijo mayor de Nancy y la hija mayor de Celia se lian entre ellos, lo que encenderá la mecha del desastre. La hija menor de Celia está gorda y le hace la guerra a su madre, terminando por reconocerse como bollera, su padre es un fumeta íntimo amigo del corruptísimo Doug, contable y responsable de la economía de Agrestic, ambos excelentes clientes de Nancy. Su hijo mayor no para de intentar entrar en el negocio, el hijo pequeño es un inadaptado que peca de nihilista, aparece el cuñado de Nancy huyendo del ejército y poniendo la vida de todos más al borde de los nervios que nunca. La abastecedora de Nancy es una negra gorda con una hija embarazada y un hijo que perpetuamente está en tensión sexual con su principal cliente. Y Nancy no para de meterse en follones con tal de mejorar su vida y sortear a la gran ramera que es Celia Hodges.
Esto, en resumidas cuentas, es una leve sinopsis de la primera temporada. Y eso es sólo el principio. Novios de la DEA que son más corruptos que la traficante a la que persiguen, mafia mexicana, fanáticos religiosos, elecciones comunitarias, hindúes gays que preñan a negras cuando se las tienen que tirar por designio de unos delincuentes, cuernos, niños cabrones...
Weeds es, ante todo, un espejo de toda la bazofia que hay enterrada debajo de la
corteza de idealidad que llevan las familias de clase media americana, reverso tenebroso del american way of life contada en tono de comedia que, a veces, tiende al drama (como al final de la segunda temporada, donde la cosa se empieza a descocar tanto que pierde la gracia) pero que a medida que avanza, y a pesar de lo complicado de la historia, cada vez consigue aunar con mejores resultados lo cómico con la intriga, llegando al momento en el que Celia se convierte en dealer imitando hasta la vestimenta de Nancy.


Deliciosa para pasar la tarde, y con suficiente enjundia como para que a nadie le parezca vacua. Total, que es muy buena, vamos.

Texto de la semana


Y a toda la generación femenina de los cadmeos, cuantas mujeres había, la he hecho salir enloquecida de sus casas. Y entremezcladas juntamente con las hijas de Cadmo, bajo los verdes abetos se sientan sobre las rocas a cielo abierto.


Dioniso en Las Bacantes, Eurípides.

sábado, 12 de diciembre de 2009

We started nothing

We started nothing (The Ting Tings, 2008)


Como ellos mismos refieren en el título de este disco, segunda publicación del duo, ellos no empezaron nada. No son excesivamente originales, no cuentan nada nuevo, no son rompedores y casi que ni transgresores... ¡pero qué bien suenan!
Alguien me los recomendó hace un tiempo y ahora los estoy escuchando encantado. Les recomiendo que hagan lo mismo.





viernes, 11 de diciembre de 2009

Gilda

Gilda (Charles Vidor, 1946)


¿Que qué voy a decir ahora de una de las obras emblemáticas del séptimo arte? Pues que hay cosas más grandes que la vida, y esta película es más grande que el cine... aunque no sea estrictamente por sus virtudes cinematográficas.
Gilda
es una película que trasciende sus méritos artísticos para ser una leyenda gracias a la caracterización de su protagonista y al erotismo que desprendía la Hayworth. Y a la escena del guantazo, esa que contaba toda la película en apenas dos minutos.
En fin, ¿que más quereis que diga?


jueves, 10 de diciembre de 2009

Destrozando a... Pactar con el diablo

Pactar con el diablo (Taylor Hackford, 1997)


Posible génesis de la cinta:

PRODUCTOR 1: El que hizo Oficial y Caballero me ha traído este guión.
PRODUCTOR 2: ¿Pero ese hombre no estaba muerto?
PRODUCTOR 1: No, lo teníamos haciendo adaptaciones de Stephen King.
PRODUCTOR 2: ¿Y qué tal es? Porque Keanu está deprimido y ya sabes que cuando está deprimido no funciona...
PRODUCTOR 1: Calla, que puede haber micrófonos grabando.
PRODUCTOR 2: No te pongas paranoico... que no se le levanta el ánimo, vamos.
PRODUCTOR 1: Ya, ya... si a Tom le pasa lo mismo. Pues no está mal. Es así como una mezcla entre películas de yupis y de demonios. Lo que pasa...
PRODUCTOR 2: ¿El qué?
PRODUCTOR 1: Pues que es como muy seria. ¡Ay payo, las luchas de podeeer, ay payo, la atracción por el maaal!
PRODUCTOR 2: No imites a Madonna, que sabes que no te sale bien. ¿Entonces qué dices? Porque si es así la podemos mandar a Sundance...
PRODUCTOR 1: No hombre, no... hacemos las cosas bien: cambiamos el guión, llamamos a "los doscientos"...
PRODUCTOR 2: ¿Quiénes son "los doscientos"?
PRODUCTOR 1: Es el nombre que les he puesto al grupo de producción.
PRODUCTOR 2: ¡Cómo te gusta alardear, cabrón! ¿Ya te los tiraste a todos? A mi todavía me queda Víctor, pero vamos...
PRODUCTOR 1: Yo lo amenacé con despedirlo y no veas lo pronto que se le abrió la boca, muchacho... ¿quieres una rayita?
PRODUCTOR 2: No gracias, si la mezclo con el extasis líquido me sienta mal... ¿de qué estábamos hablando?
PRODUCTOR 1: De la nueva película de tu... perdón, de Keanu.
PRODUCTOR 2: ¡Ah, si! Pues yo creo que a él le haría ilusión que la lleváramos a Sundance.
PRODUCTOR 1: Ya, pero para eso tendría que aprender a actuar... pásame la pipa...
PRODUCTOR 2: Qué malo eres... ¿entonces qué?
PRODUCTOR 1: Pues que llamamos a "los doscientos"...
PRODUCTOR 2: Tengo que conseguir follarme al Víctor.
PRODUCTOR 1: ... te follas al Víctor, metemos a Al Pacino que actúa por él y por tu Keanu, y el otro día conocí a una modelo sudafricana que está buenísima.
PRODUCTOR 2: ¿Te la tiraste?
PRODUCTOR 1: Estoy en ello... ¿te pasa algo?
PRODUCTOR 2: Veo fuego y un demonio...
PRODUCTOR 1: Deja de beberte esa cosa que te sienta mal, y pásate a la coca, estoy harto de decírtelo...
PRODUCTOR 2: Que no, coño, en la película, muchos efectos especiales...
PRODUCTOR 1: ¡Ostia, qué guay! Si es que somos la leche...
PRODUCTOR 2: Tío, me estoy poniendo burrísimo con tanta creatividad... ¿nos hacemos un apañito?
PRODUCTOR 1: Espera, que tengo que informar de una reestructuración de plantilla [interfono] Víctor, ¿puedes venir un momento?

martes, 8 de diciembre de 2009

Gente poco corriente

Gente poco corriente (Griffin Dunne, 2005)


A veces es una lástima que las cosas no sean lo que aparentan al principio. Gente poco corriente comienza con la huida de un hijo adolescente que iba hasta entonces a reencontrarse con el padre que no conoce y su farlopera madre, tras haber sido el primero detenido mientras compraba estupefacientes para su progenitora. El inicio juega así con los tópicos familiares y cinematográficos mostrándonos al hijo responsable de una madre que nunca lo fue.
Continúa lo interesante con la presentación de la familia que acoge a los fugitivos, una familia rica con mucho que esconder y mucho personaje estrafalario.
Per
o ahí el tono cambia y el film se convierte en un melodrama costumbrista lleno de situaciones conocidas con las que pretende jugar pero que se quedan en lo mismo de siempre: las diferencias de clases que permanecen aunque se ignoren, las historia del pobre que es el único amigo del rico, la madre que quiere que el hijo pobre no se acostumbre a las riquezas, las falsas amistades, las redenciones de los pecadores... todo un compendio de circunstancias telefílmicas que por muy buenos derroteros por los que sean llevados, dejan un aire de dejá vu los sábados por la tarde que a muchos nos deja fríos.


Dunne sin embargo salva esos escollos y consigue realizar una película aceptable gracias a un guión que en medio de todo lo sabido es capaz de mostrar puntos de sorpresa pero que, como siempre cuando la cosa se tuerce, consigue que nos preguntemos por qué se torció y cuál habría sido el resultado yendo por otros derroteros. En fin...

lunes, 7 de diciembre de 2009

Texto de la semana


Y no seas prolija ni ardorosa en tu lenguaje, que aquí son muy sensibles
.
Debes saber ceder, que eres extraña y fugitiva y necesitas de ellos.
Que lengua audaz al débil no le cuadra.

Danao en Las Suplicantes de Esquilo.

domingo, 6 de diciembre de 2009

No digas nada

No digas nada (Felipe Jiménez Luna, 2007)


Ahora nos ha dado por imitar el cine de adolescentes yanquis, y de vez en cuando salen cosas como esta. Actores casi desconocidos y de procedencia televisiva (salvo el gran Jimmy Barnatan y un Israel Rodríguez con cara de estar más perdido que un pulpo en un garaje) que intentan poner en pie una comedia aparentemente macabra aunque no tienen muy claro el concepto de actuación, una dirección correcta pero con más buena intención que resultados, un guión que hace aguas por casi todas partes (incluyendo ese nuevo intento de hacer dramático lo que no debería ser) y una banda sonora infumable (que incluye, entre muchas bandas de rock patrio y no sabemos muy bien por qué, una canción del grupo de la mujer de Alaska).
¿Que por qué no he hablado de ella un jueves? Muy sencillo, porque a pesar de todos sus defectos, el intento de nueva comedia es ecomiable, porque algunos personajes y situaciones son bastante inspiradas, y sobre todo por esta toma que me parece uno de los momentos más brillantes que he visto en mucho tiempo... y lo digo en serio.



sábado, 5 de diciembre de 2009

Different class

Different class (Pulp, 1995)

La propaganda nunca dejará de sorprendernos. En los noventa nos vendieron el brit-pop haciendo coexistir en las premisas a unas bandas que no tenían nada que ver unas con otras, ni musical ni ideológicamente, pero todo ello sirvió en base a un falso enfrentamiento que los Gallagher se creyeron, para endiosar a Blur y a Oasis (los primeros tienen discos espléndidos, los segundos sacaron un buen disco y luego ya se dedicaron a repetirse), dejando a un lado a algunas de las mejores bandas del supuesto movimiento.
Entre ellas, quizá la más elegante, se encuentra Pulp, mods contemporáneos que, en 1995 publicaron un espectacular disco terriblemente triste del que hoy, como homenaje a su ninguneo, extraeremos los únicos dos cortes que tuvieron algo de publicidad, uno sólo con música (vía goear) y otro en vídeo (vía youtube, la que he podido). Aprovechémonos hasta que la puta Menestra nos deje.


Common people:



Disco 2000:




viernes, 4 de diciembre de 2009

La Loba

La loba (William Wyler, 1941)


El trabajo conjunto de Wyler y Davis dio como resultado alguno de los más loados dramas del cine clásico norteamericano, empezando por la maravillosa Jezabel y llegando a su cénit con la terrible historia de Regina Hubbard, encarnada por una Bette Davis que quizá sólo estuviera más cruel como Baby Jane, sólo que a Baby Jane la podría salvar quizá la "locura".
La Loba, como su propio apodo indica, es un animal deliveradamente malvado a quien no le importa comerse a quien sea necesario para lograr sus objetivos. Davis c
onstruye una de las malas malísimas más sobrecogedoras de la historia del cine apoyada por el resto del reparto (que aún así no logran hacerle la más mínima sombra) y la realización de un director que es capaz de mostrar lo despiadado del ser humano con una sutileza y elegancia que ya raramente se ve.


Obra magna basada sólo en tres cosas: guión, dirección y actores... si siempre lo hemos dicho.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Destrozando a... The ring (Ringu)

The ring (Ringu) (Hideo Nakata, 1998)


Hace ya un tiempito largo que inauguré extraoficialmente esta sección con una cortísima reseña del calcado remake americano de esta película japonesa que supuso el lanzamiento del terror japonés allende sus fronteras como el salvador de un tipo de cine que en occidente se veía agotado de ideas y estilos.
Pues bien, vista la original, y a pesar de reconocer que si que hay momentos en los que hay miedo y tensión (cosa que en la americana, y mira que es igual, es difícil, difícil...) sólo me queda decir una cosa: no hay nada en esta cinta que no hubieran hecho ya Hitchcock, Carpenter, Haneke, Lynch, Hooper y tantos otros.
Es decir, que de revolucionaria lo que yo te cuente... ¡amos hombre!


miércoles, 2 de diciembre de 2009

El final de la violencia

El final de la violencia (Wim Wenders, 1997)


A muchos nos pareció que The end of the violence, primer proyecto estadounidense de Wim Wenders tras la experiencia de Paris, Texas, era la visión pedante y aburrida de Lost Highway, con quien compartía protagonista (Bill Pullman), fecha de estreno y algunas líneas argumentales.
Mas a pesar de mi fascinación por Lynch, esa que consiguió que desterrara esta obra de mi mente precisamente por las comparaciones, hay que reconocerle a Wenders que, visto lo visto después, realizó una obra compleja y profunda sobre el bien y
el mal en la sociedad actual que además logra superar, no sin esfuerzo en ocasiones, los principales males del cine del alemán: ese gusto aleccionador y un toque metafísico que invita más al sueño que a otra cosa.
Wenders se acerca al cine de género (policiaco) sin dejar de lado sus reflexiones habituales pero consiguiendo no enervar a nadie con el tipo de filosofía existencial vacua que usaría a menudo (ya hablé hace tiempo de Hasta el fin del mundo, pero no puedo olvidarme de El
hotel del millón de dólares, quizá la peor de todas) y que tanto gusta a muchos críticos.


Los actores están correctos y el guión es acertado, aunque la realización pausada (arrítmica más bien) del germano resulta inapropiada para el tipo de relato que nos quiere contar.
No es de las peores, pero yo sigo quedándome con El amigo americano. Porque aunque parezca mentira, puedo hablar bien del cine de Wenders. Claro que eso será otro día.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Frase de la semana


Hoy es el primer día del resto de tu vida, Lee.


Katee Sackhoff en Battlestar Galactica.

sábado, 28 de noviembre de 2009

River deep, mountain high

River deep, mountain high (Ike & Tina Turner, 1976)

Tenía pensada otra entrada para hoy, llevaba toda la semana con ella en la cabeza. Pero hay ocasiones, no se si a ustedes les pasará lo mismo, en que aparece otra canción y se dedica a perseguirte allá por donde vas.
Es el caso de a la que finalmente le dedicaré el post, que llevaba sin escuchar como un año y que estos últimos días me encuentro hasta en la sopa, cosa que no me molesta en absoluto porque posiblemente es el trabajo que más me guste de la pareja (aunque Ike no tuvo nada que ver en realidad).
Disfrútenla, merece la pena.




viernes, 27 de noviembre de 2009

Glen or Glenda

Glen or Glenda (Edward D. Wood Jr., 1953)

Si no hubiera sido por la espléndida película de Burton, la figura de Ed Wood, calificado en su momento como el peor director de cine de la historia (obviamente por alguien que no sabía que algún día existirían Roland Emmerich o Michael Bay, y sólo cito dos...) hubiera quedado en el olvido para siempre jamás.
Gracias al biopic, Ed Wood se convirtió en una especie de ídolo freaky por aquello que algunos llamaban "demasiada pasión por lo suyo" y que llevaba a la construcción de películas como la que hoy nos ocupa.
Glen or Glenda tiene dos virtudes fundamentales (y cas
i que únicas). La primera es hablar y normalizar un tema como la transexualidad a principios de la década de los cincuenta. La segunda es ser (como todo el cine de Wood) precursor inconsciente del underground y del Arte y Ensayo.


Más allá de eso, Glen or Glenda es un despropósito que narra en tono documental la historia de un travestido masculino y heterosexual y alguna otra más de las mismas características sin que haya mucho sentido, y acompañado por imágenes de Bela Lugosi verbalizando frases de contenido poco entendible.
Curiosa sobre todo, y arriesgada en grado sumo, aunque sea por aquello de la historia y porque no es demasiado larga, quizá haya que verla. Aunque quizá no.


jueves, 26 de noviembre de 2009

Destrozando a... Sommersby

Sommersby (John Amiel, 1992).


Lo bueno que tiene esta sección es que si uno no está en condiciones de pensar, siempre puede recurrir a valores seguros, es decir, a Richard Gere, que mucho antes de que existieran los blogs ya sabía que se convertiría en estrella indiscutible de esta sección. Y para terminar de hacerlo echó mano de la no menos inefable a la hora de elegir proyectos espantosos Jodie Foster.
Pretenden contarnos la historia de un señor que se hace pasar por otro y engaña a la mujer, que por lo visto tiene muy mala memoria para las caras y no se acuerda de con quién se casó ni quién le hizo el hijo... o algo así.
Lo cierto es que es todo tan almibarado que te quedas ciego a los cinco minutos, ante todo por el sueño que da y lo torpe que resulta toda la mierda que van echando encima con tal de conseguir "emociones" y "romanticismo".
Un producto infumable que ni siquiera llegó a hacer las delicias de aquellos que piensan que "amar es no tener que decir nunca lo siento" (si consigo ver algún día completa Love Story, caerá aquí también). Eso sí, como hipnótico funciona.
Menos mal que la Foster no terminó el trabajo que se ve en la imagen, porque esta sección se resentiría mucho, aunque la humanidad lo agradecería enormemente.


martes, 24 de noviembre de 2009

Fantasmas de Marte

Fantasmas de Marte (John Carpenter, 2001)


Mi admiración por Carpenter es bien conocida por todos los que visitan el blog. Tanta es, que hasta pude verle aspectos positivos a la, innecesaria a todas luces, revisitación que realizó de El pueblo de los malditos. Pero hasta el crédito de Carpenter tiene un límite que parece haber sobrepasado con esta obra.
Especie de mezcla entre Asalto a la comisaría del distrito 13 y Vampiros, Carpenter sigue buscando hacer ese western que pretende desde siempre, pero ya se comienza a repetir y realiza otra vez la misma película, esta vez sin imaginación y calcando personajes, estética y ambientación de las dos obras antes señaladas.
El reparto, encabezado por una señora guapísima pero que aparte
de eso no tiene mucho más mérito, tampoco ayuda demasiado, e incluso se agradece que la primera en caer sea la reina de la inexpresividad, Pam Grier, que por más que Tarantino la resucitara en Jackie Brown, parece anclada en ese papel eterno de macho woman que sólo se permite un pequeño gesto retorciendo la boca.


Sin embargo, Carpenter vuelve a demostrar que sabe rodar y que, a pesar de todos estos defectos que bien podrían haber merecido un jueves, filma un entretenimiento bobo y superfluo, pero que entretiene y emociona. Claro que menos de lo que me hubiera gustado.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Texto de la semana


[...] Lo comprendieron porque Lucía lo había puesto en palabras, porque ellas lo habían visto con sus propios ojos y porque la estancia, la casa, y toda la ciudad estaban llenas de una tensión y una excitación que emanaban de la propia presencia del forastero; comprendieron que un hombre de verdad es un fenómeno tan extraño como una mujer de verdad.


Sandor Marai, La amante de Bolzano.

domingo, 22 de noviembre de 2009

La mujer más fea del mundo

La mujer más fea del mundo (Miguel Bardem, 1999)


Más bien poca aceptación tuvo el primer largo en solitario de Bardem (previamente había rodado, junto a Albacete y Menkes, Más que amor frenesí), tanto que algunos vimos solos (y no es exageración) esta película en el cine.
Mejor suerte merecía sin embargo una película que encuentra su leit motiv y su mayor acierto precisamente en la frase promocional de su cartel, esa que pone los pelos de punta y que resume toda la historia que se quiere contar con más habilidad de la habitual para un recién estrenado en el largo.
"Sólo quiero que me quieran" se harta de repetir la protagonista durante todo el metraje, esa niña fea que hace lo posible para ser guapa y termina presentándose a Miss España como el summum de los valores que la gente admira.

Feroz crítica a esta sociedad donde todo es la imagen, Bardem firma una realización ágil en la que disfraza de cuento fantástico de intriga y terror una durísima historia de rechazo que se apoya en un guión lleno de aciertos.


Una pena que del casting sólo se salve Roberto Álvarez, ya que el resto de los papeles principales lo ocupan personas que jamás debieron tener acceso a estos papeles, la primera una Elia Galera que al parecer dice ser actriz pero no lo asemeja.
Una pena, digo, porque es quizá lo que le falta a esta película para poder ser grande. De las más originales del panorama español de veinte años a esta parte si lo es, y eso es mucho mérito, que es lo que quería contar con toda esta parrafada.


sábado, 21 de noviembre de 2009

¿Quiénes somos?¿De dónde venimos?¿Adónde vamos?

¿Quiénes somos?¿De dónde venimos?¿Adónde vamos? (Siniestro total, varias versiones en varios discos)

I've been lost, but ya estoy aquí de nuevo. Una ponencia en unas Jornadas me ha tenido separado del mundanal ruido y de las actualizaciones de este blog porque para qué hacer las cosas con tiempo.
En fin, que ya podeis respirar tranquilos, no he sido víctima de la gripe A ni de su vacuna, pero no he podido dejar todavía todo el trabajo hecho, con lo que os dejo la canción que da título a mi presentación.

Buen fin de semana.


jueves, 12 de noviembre de 2009

Al servicio secreto de su majestad

Al servicio secreto de su majestad (Peter Hunt, 1969)


Hay gente que cree que el declive absoluto de la saga Bond fue en los ochenta, cuando un puñado de cintas protagonizadas por Roger Moore y Timothy Dalton dieron casi al traste con una factoría que llevaba sacando provecho de gente falta de espíritu y de sentido igualitario (pobre Bibiana Aído) veinte años.
Los que defienden esto es probable que hayan ignorado o ni siquiera conozcan la existencia de este bodrio realizado tras la retirada de Sean Connery del personaje y que interpretó un señor australiano que nadie sabrá quién es, quizá a lo mejor si en su casa a la hora de comer, con toda la razón del mundo porque está espantoso, aunque no menos que el resto de la película.
De lo peorcito que he visto en mi vida en cuanto a cine de entretenimiento... y todos sabeis que he visto mucha mierda...


lunes, 9 de noviembre de 2009

Galactica

Galactica (Universal Studios, 1978-1980)

Comparar la tremenda complejidad, en todos los aspectos, de la impresionante Battlestar Galactica (sobre todo habiendo terminado el poderosísimo final anoche) con la ingenuidad de Galactica, serie en la que se basa y de la que toma muchísimas influencias, sería muy injusto.
Sobre todo porque Galactica cuenta con un problema fundamental frente a su "re-imaginación", estar hecha y rodada a finales de los setenta, cuando posiblemente nadie se hubiera atrevido a realizar una serie tan siniestra como Battlestar Galactica, ni con tantas implicaciones religiosas y políticas.
Así que daré unos brevísimos apuntes acerca de esta serie de culto de finales de los setenta (se realizó una segunda parte, en 1980, de la que todo el mundo reniega) y que comenta, nuevamente, la historia de un mundo atacado por máquinas que obligan a lo que queda de la especie humana a emigrar en busca de un hogar que sería la Tierra.


Quedan las limitaciones propias de la edad, del presupuesto y de los efectos especiales... y de los niños y los perros que no deberían estar. Pero, y es a lo que vamos, Galactica entretiene y se deja ver, cosa que la mayoría de sus coetáneas no pueden decir.
Aunque no es lo mismo, no es lo mismo...


Frase de la semana


yo sería feliz, yo sería feliz, yo sería feliz,

si yo pudiera vivir sin verle la cara a un guardia civil.

Los Delinqüentes, No llevamos ná (El verde rebelde vuelve).

sábado, 7 de noviembre de 2009

Ziggy Stardust

Ziggy Stardust (The rise and fall of Ziggy Stardust and the spiders from Mars, David Bowie, 1972)
Y quién mejor para la semana "galáctica" que el más marciano de todos los cantantes actuales (y casi que pasados) y esa estrella venida del espacio que fue el gran referente para el inicio de un subgénero, el glam rock, que tantas alegrías nos dió.


viernes, 6 de noviembre de 2009

2001, odisea del espacio

2001, Odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1968)


Con esta pasa como con Wall-E, pero más. Porque 2001 se ha convertido en una obra de culto por antonomasia, porque se ha hablado de ella más que del noventa y nueve por ciento de la producción cinematográfica de todos los tiempos, porque todo el mundo aprendió lo que era una elipsis con la primera escena, porque la gente sigue haciendo disquisiciones acerca de qué era lo que Kubrick, maestro en la minuciosidad, pretendía contar en cada uno de los fotogramas del film... así que yo seré sencillo y rápido.


2001 es una fantasía descorazonadora acerca de un futuro demasiado perfecto para poder salir bien. 2001 es la historia de HAL, una computadora que se rebela contra el ser humano que la creó e intenta dominar la existencia. 2001 es una estética impecable en un mundo impecable en el que sin embargo todo falla. 2001 es una visión del fin de la existencia humana consumida por su propio afán innovador tras olvidar que venimos del mono (a pesar de que los Creacionistas no lo crean) y que, por tanto, somos animales que no pueden funcionar como máquinas. 2001 es una de las obras más complejas que jamás ha dado la historia del cine. Y aunque sea sólo por eso, hay que verla las veces que haga falta hasta ser capaces de apreciar todas sus (muchas) virtudes.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Destrozando a... La amenaza fantasma

La amenaza fantasma (Georges Lucas, 1999)



1) El tito Lucas quería volver a hacer caja y se inventó com
enzar la sexalogía que se suponía que fuera Star Wars (para más información, poca, pero con muy mala leche, leer el post que escribí hace mucho sobre La venganza de los Sith).

2)Los frans de Star Wars estaban deseando algo que se le pareciera mínimamente, porque la gente sin ensaimadas en la cabeza no molaba.

3) El tito Lucas puso un poco de esto y un poco de aquello y rodó la peor película de las seis de la saga, aburrida, zafia, pueril y descafeinada.

4) Los frans fueron en masa a verla, porque son frans, no pueden evitarlo.

5) El tito Lucas decidió que era bueno, o al menos que era rico.



6) Todo el mundo odia a Jar-Jar Binks o como se llame el puto bicho insoportable.

P.D.:Aunque hay que reconocer que la estética de los Sith mola...

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Wall-E

Wall-E (Andrew Stanton, 2008)


A veces es difícil hablar de ciertas películas porque no se sabe por dónde empezar. Y es que de Wall-E se pueden contar tantas cosas (y todas buenas) que resulta una tarea titánica intentar resumir la complejidad de una de las mejores películas que he visto en los últimos años en apenas dos párrafos.
Pixar parece estarse especializando en demostrar que se puede hacer buen cine dentro del género de animación, y en su afán está logrando también realizar cintas complejísimas que superan a la gran mayoría de las de imagen real. Wall-E es un magnífico ejemplo de ello.
Comenzamos en una Tierra adonde llega la cámara tras pasar por una maraña de satélites que orbitan alrededor. En medio de los edificios hay "edificios" aún mayores que la cámara enfoca pero no deja ver. Un robot anda apilando basu
ra y coleccionando cosas. Y cuando por fin se aleja nos damos cuenta de que estamos en una Tierra donde la basura lo puebla todo, donde esos supuestos "edificios" no son más que montañas de la misma ordenada que ganan en altitud a los rascacielos, donde el pequeño Wall-E se siente tan solo que acumula toda serie de cachivaches como si fueran joyas en una especie de búsqueda del romanticismo y el cariño, y donde se pasa sus horas fuera del "trabajo" disfrutando de musicales y soñando con un futuro mejor.
A este mundo sucio, polvoriento, amarillento, llega una nave espacial de donde saldrá Eva, robot blanco elegantísimo que hibernará al descubrir un brote verde (no confundir con los de la Menestra) y a la que Wall-E seguirá aún a riesgo de destruirse a si mismo, en búsqueda del amor y la compañía que no ha tenido nunca.

Y ahí llegaremos a un mundo, el humano, donde la alienación ha llegado al máximo, donde un simple anuncio de moda es capaz de lograr que todos cambien el color de su ropa, donde el hombre ha dejado de caminar para aferrarse a la comodidad, donde las máquinas gobiernan no por ellas mismas, sino por premisas de los que controlan el poder.


Y así Wall-E se convierte no ya en metáfora, sino en oráculo de lo que nos trae la sociedad en la que vivimos, la sociedad del supuesto bienestar, para el que nos enseñan que todo pasa por amoldarse a la mayoría y por no pensar, sino actuar según nos dicen los que creen estar capacitados.
Una visión de futuro tan pesimista como esperanzador su desenlace, cuando el hombre descubre sus piernas y que, a pesar de lo que ha estado haciendo durante años, puede volver a ponerse sobre ellas y emprender la marcha. Otra delicia.