martes, 23 de diciembre de 2008

The addiction

The addiction (Abel Ferrara, 1995)

Abel Ferrara, tras una época de reconocimiento a principios de los noventa, pasó a difuminarse, su cine y posteriormente él mismo, tanto que sus últimas películas ni siquiera han llegado a salas aquí (o si han llegado, con paso tan exiguo que ni nos hemos enterado algunos de los que lo seguíamos). Pero incluso antes de eso esta The addiction tardó dos años en estrenarse a pesar de las buenas críticas recibidas por ella y sus anteriores trabajos, y tuvo una difusión tan escasa que yo, ferviente consumidor de todo lo vampírico por aquella época (como decíamos nosotros mismos, no éramos siniestros oficiales pero lo parecíamos), tuve que esperar a encontrarla no se donde para verla porque no la pille en cines.
En realidad el tema vampírico sirve a Ferrara para hablar de lo mismo que había tratado años antes en Bad Liutenant (o Teniente corrupto) de forma más explícita o posteriormente de una forma más sutil y elaborada en la espléndida El funeral. Ferrara habla de la descomposición de lo humano en la persona individual, aquí a base de la adicción pura. El consumo de sangre se produce no tanto como una forma de prolongar la vida, sino como una necesidad enfermiza, como cualquier tipo de adicción. Como una enferma de una enfermedad que no quiere ten
er, Kathleen (Lili Taylor) intenta sin embargo dar un sentido a su existencia y purgar a la vez esos mismos pecados que va cometiendo, que se ve obligada a cometer por su "necesidad", a lo largo de su nueva andadura como asesina, en un ejercicio más filosófico que terrorífico o que cualquier otra cosa, por más que en todos sitios se la califique como tal.


Vuelta de tuerca por una parte a las obsesiones habituales de su director y por otra a los mitos vampíricos, y a todas luces muchísimo más interesante que el noventa por ciento de todo lo que se estrena en salas (calidad fílmica aparte), habría que irse planteando en qué piensan los señores distribuidores (o con qué parte de su anatomía, o si piensan, o...).

P.D: Esta es, por cierto, mi felicitación navideña. Nos vemos el jueves.


3 comentarios:

dvd dijo...

Es una muy original forma de abordar el trillado tema del vampirismo. El problema es la monolítica forma de rodar de Ferrara, que le sale impresionante en BAD LIEUTENANT pero que chirría un poquito cuando intenta ponerse más "finolis". Es como si le pidiésemos a Bukowski la afectación de Auden, por ejemplo. Zapatero a tus zapatos... Pero seguro que les parecerá interesante a quien no la conociera.

Justo dijo...

Me quejo de lo mismo que tú; de repente nos cortaron la línea con Ferrara, y a mí me gusta mucho.. El funeral era muy buena, sí..

Un beso: no esperaba una felicitación navideña tradicional por tu parte..

RFP dijo...

dvd: efectivamente, chirria a veces, pero por lo menos resulta original, cosa que a estas alturas ya es algo.

justo: a ver si se enmiendan, aunque me temo que va a ser que no...