sábado, 15 de noviembre de 2008

¿Dónde están mis amigos?

¿Dónde están mis amigos? (Extremoduro, 1993)


Este disco se merece estar entre los grandes del rock en español de todos los tiempos (y de todo el rock en general) aunque sea simplemente por una de las canciones de amor más viscerales y hermosas que he escuchado nunca, Bribriblibli (En el más sucio rincón de mi negro corazón):

Me acuerdo de ti,
me cago en tus muertos,

no puedo dormir
me sueño que has vuelto.
Sueño con tu piel, me siento mejor,
ya no tengo sed, ya puedo bailar de flor en flor,
me vuelvo a perder entre el edredón
me vuelvo a quedar sin sol, sin sol, sin sol.
De tanto pensar,
de perder el tiempo,
de tanto privar
por poco reviento.
Sueño con tu piel, me siento mejor,
ya no tengo sed, ya puedo bailar de flor en flor,

me vuelvo a perder entre el edredón
me vuelvo a quedar sin sol, sin sol, sin sol.

Me coge de la mano y yo me sueño con tu pelo
para estar tan colgado
hace falta echarle güevos.
Os regalo mis canciones
y me apuntan con el dedo
mira por donde va el Robe para mi que ya está pedo.

Pero por si no fuera suficiente, también están Pepe Botika, Sin dios ni amo, El duende del parque... a mi casi que me gusta más que el Deltoyá, con eso lo digo todo...

3 comentarios:

Chito dijo...

Completamente de acuerdo, en general Extremoduro, para mi de lo más grande que ha habido en el rock en español, me parece que no están lo suficientemente valorados o reconocidos. A mi la que también me gusta mucho es Jesucristo García, ♫♫ soy Evaristo, el rey de la baraja... ♫♫.

dvd dijo...

Durante el breve intervalo de tiempo que pude disfrutar como veinteañero tuve a los de Plasencia como grupo de cabecera. Creo que no he ido a más conciertos de ningún otro grupo (de ellos habrán sido como ocho o así). Luego me han defraudado bastante, pero creo que no ha sido por su culpa sino porque uno evoluciona y, para qué engañarnos, la poesía de Robe es bastante primaria. Puede embelesar, como digo, a un chavalín, pero después de leer a Francisco Brines... como que no, vaya. Aun así, Deltoya contiene algunas canciones simplemente sublimes, como el mítico Sol de invierno, que me sigue poniendo la carne de gallina por su sinceridad.
Gracias por traerlos de vuelta.

RFP dijo...

Chito: completamente de acuerdo.

dvd: te estás haciendo mayor, guapísimo, y no lo eres tanto. Precisamente lo grande de las letras de Extremo es lo primario, a mi es lo que me sigue llegando, años después, y cada vez más, claro que yo es que siempre fui más de prosa.