jueves, 2 de octubre de 2008

Destrozando a... El extraño viaje

El extraño viaje (Fangoria, 2006)

Si diez segundos antes de escuchar Criticar por criticar me hubieran dicho que dos años después iba a estar poniendo verde algo que hubiera hecho Fangoria me hubiera dado tal ataque de risa que no habría podido escuchar la susodicha canción y, por tanto, la decepción hubiera tardado algo más en llegar.
La historia de Fangoria comenzó con el desmembramiento de Alaska y Dinarama. Olvido Gara y Nacho Canut querían experimentar y Berlanga quería seguir haciendo novelas acústicas, o algo así se decía y se sigue diciendo. Los dos primeros formaron Fangoria y el tercero siguió carrera en solitario, haciéndose huecos pequeños en ambientes determinados, en el caso de Fangoria, como principales elementos de la electrónica patria, fundamentalmente dirigida a público gay. Era raro escuchar sus canciones más allá de Radio 3 o locales especializados, y comenzaron a ganarse un respeto que les ha durado mucho tiempo. Pero el por qué quizá lo trate otro día.
Con la enfermedad y posterior muerte de un Berlanga al que todavía le quedaba mucho por hacer, y, como si se hubieran liberado de un lastre, Fangoria comenzó a sonar en las radios comerciales (los 40 criminales, cadena 100-vivan los obispos...), sobre todo gracias a No se qué me das, una de las canciones más flojitas de un magnífico disco, Naturaleza muerta, pero que contaba con un ritmo bakala y un mensaje que la convirtió en objeto de culto de pastilleros diversos del país. La publicidad llegó con eso y volvieron a disfrutar de las mieles del éxito, esas mieles que habían hecho que Gara estuviera cada tres meses en Tómbola hasta que retiraron el programa. Se encontraban cómodos allí, por lo que se inventaron una triología "pop" y publicaron Arquitectura efímera, disco estupendo donde volvieron a los ochenta pero manteniendo la esencia de lo que era Fangoria.
He ahí que al manager y mujer... perdón, marido de Alaska, le ofrecen grabar un disco con las Nancys Rubias, proyecto seudotrash que en realidad esconde un afán de protagonismo desmesurado, consigue que Fangoria rompa su contrato con Subterfuge... y ya la hemos liado.
Desde el primer disco de las Nancys Rubias, y como protegidos de ellos, Fangoria y estas mamarrachas han sido un todo. Actúan juntos, graban juntos... y ahí es donde parece que ha llegado el final de lo que conocíamos. Como imbuidos en el mismo espíritu que el grupo de su mujer... marido, perdón, Olvido Gara parece que ha perdido el sentido, y Canut parece haberla acompañado. Lo que antes era metáfora, lo que antes era drama, lo que antes eran unas letras y unas melodías que transmitían dificultades existenciales, se han convertido en insustancialidad vaga y en intentos de profundidad sobre temas banales (para muestra el ya referido primer single, Criticar por criticar) que resultan más ridículos que otra cosa. Y con la autoproducción el sonido ha empeorado, y las remezclas son repetitivas, y los arreglos son cutres... y Fangoria perdieron el norte, perdieron el respeto, y se convirtieron en una caricatura de sí mismos. Y como el primer disco de las Nancys Rubias, El extraño viaje no he sido capaz de escucharlo entero sin echar mano de la analgesia.
Por si no queda claro, la culpa de todo la tiene el manager/mujer/marido de Alaska (táchese lo que proceda), un personaje que tiene claro que lo que quiere es que hablen de él, aunque sea mal. Lo que quizá se debieran plantear Gara y Canut es que ellos ya eran estrellas, y bastante respetadas, antes de que este hiciera su aparición musical, y que, por tanto, si alguien tiene que rendirse al otro, debería ser él. De todas formas, ante estas situaciones, sólo hay una palabra que me viene a la cabeza como solución: divorcio.
Por cierto, a Olvido y su mujer/marido les gusta Muchachada Nui, pues ahí tienen (para el que no lo haya visto, presten especial atención al regulador de egos):


video

7 comentarios:

dvd dijo...

JAjajajajajaja... Este no lo había visto ¡qué bueno! Hola, soy la movida... Impresionante...

Lo dijo...

Por un momento pensé que le ibas a dar cera a la película de Fernando Fernán Gómez...
El disco de Fangoria no lo he escuchado, pero siempre creeré que el que de verdad valía era Berlanga.
Y los chanantes son lo más, "Movidaaaa, la movidaaaa", jijiji.

Justo dijo...

Soy tan fan que no entro en ningún tipo de disensión. Lo siento. Admito que no es lo mejor de Fangoria, eso sí. Quizás deberían haber esperado un tiempo: pero quién no ha tenido baches, y ellos llevan desde finales de los 70 en el candelero, muchas veces sin apoyo del mercado ni casa de discos.

Ahora todo el mundo reivindica a Berlanga; serán los mismos que no compraron ni oyeron sus discos en solitario. A mí me encantaba, y mantengo que Impermeable es uno de los mejores discos pop en español de todos los tiempos.

Pero por alabarle a él no voy a criticar ni a Alaska ni a Nacho, no veo por qué hay que establecer jerarquías: y aunque ahora ellos hicieran los peores discos del planeta, lo que llevan ya detrás merece para mí todo el respeto y admiración -no sólo la música, sino la creación de redes, de complicidades, de consignas, en los tiempos más negros-. Uno solo de sus discos merece más la pena que discografías completas de otros.

¿Exagerado? Bueno, es lo que pienso de veras. Soy fan desde hace veintisiete o veintiocho años: con ellos ha mejorado, seguro, mi calidad de vida.

Un abrazo

Josito Montez dijo...

Me alegro de que alguien señale la mala influencia de Mario Vaquerizo sobre Alaska. Desde que casaron, "Tómbola", Tamara la mala y declaraciones mamarrachas. Una de las peores: "Por qué ser políticamente correcto? Viva la delgadez extrema!"
Vomito.

RFP dijo...

dvd: gracias.

Lo: la película me parece maravillosa... o algo así. Tendría que volver a verla. Yo creo que valen los tres, cada uno en lo suyo.

Justo: ya dije que esta sección os hacía mucha gracia, pero que os fuerais preparando para que se cebara con alguno de los vuestros... es verdad que han sido muy importantes y han hecho cosas magníficas durante treinta años, precisamente eso es lo que tiene en contra este disco, que las comparaciones son odiosas (y es que tengo que reconocer que como disco único tampoco es tan malo). Será que yo hace años que dejé de ser fan, me di cuenta cuando dejaron de gustarme las canciones instrumentales de Los Planetas y salí echando pestes de Scoop (que si no posteo aquí es por el cariño que le tengo a Allen). En fin, que disculpen las molestias, y dejaré el del jueves que viene para mejor ocasión (no vaya a quedarme sin uno de mis más asiduos comentaristas) Un saludo.

Josito: como decía la canción de los Chichos "Ni más ni menos, ni más ni menos".

Justo dijo...

No interpretes mi solemnidad como un enfado, por favor. Critica lo que quieras.. faltaría más.

Además al par de dos les encanta que les critiquen.
¿A quién le gusta Mario Vaquerizo? A mí desde luego no, me parece una mamarracha integral. Pero también hay que reconocer que esa pareja se formó justo cuando Fangoria comenzó a conocer su mejor etapa -con Una temporada en el infierno: no habrá sido tan mala la influencia. Y si ellos son felices, pues mira..
Ahora, yo Nancys no. Si me ha coincidido en algún concierto, aprovecho para ir por cervezas, al lavabo o lo que sea.

Y sobre el último disco, imagino que ellos son conscientes de que es más flojo: no hay más que ver la portada ,que ya es una autoparodia, o fijarse en algunas letras.

Espero leerte el próximo jueves, como siempre.

Anónimo dijo...

pues yo también me considero fan de los muchachos, y este disco, es flojete la verdad, rara vez lo pongo porque me llega a resultar cargante.
pero dale una oportunidad al ultimo, absolutamente, me mola bastante más...
me apunto al club de antifans de vaquerizo, petardà

fdo. bragas ponte