lunes, 15 de septiembre de 2008

Drácula (George Melford)

Drácula (George Melford, 1931)

Tras la reseña que hice del Drácula de Tod Browning, sangreybesos me recomendó esta otra, versión en español (aunque deberíamos decir en mexicano) de la película de Browning, de hecho, rodaban por la mañana la de Browning, y el equipo de la versión en español rodaba lo mismo por la tarde.
A Browning se le achacaba demasiada teatralidad. A la versión de Melford se le puede achacar demasiada influencia del cine mudo. Y es que, si bien la realización quizá sea algo más ágil en cuanto a cámara (que no mucho), las interpretaciones son más bien lamentables para una película sonora, aunque hubieran quedado muy bien en películas mudas. Los actores gesticulan, declinan más que hablan el mismo guión de Browning (incluyendo el “yo nunca bebo... vino”, que queda bastante ridículo), y falta Bela Lugosi, principal reclamo (y principal atractivo) de la película de Browning. Y es que el Drácula interpretado por Carlos Villarías ni da miedo ni inquieta ni na de na. Tiene alguna escena interesante, aunque muchas parecen calcos de las de Browning, y la teatralidad sigue presente, le pese a quien le pese.
Hombre, hay que reconocer que todo tiene un toque kitsch importante, cosa que la hace resultar entrañable, y que el resultado es divertido pero, querido sangreybesos, poco más, al menos desde esta humilde tribuna.


3 comentarios:

Silderia dijo...

Como se nota que aún no conoces los gustos tan "distinvos" de sangreybesos respecto del cine, lo más cutre es lo que más le atrae.
Si vieras lo que me he tenido que mover para encontrarle sus películas en navidad y poder regalarle lo que a él le gustaba.
La cara del dependiente cuando le decía uno de los títulos era como de asombro, mezclada con su ignorancia habitual, respecto del tema, y algo que se escondía entre la risa y la guasa.
Es que mi amor tiene unos gustos muy peculiares.

sangreybesos dijo...

Estoy contigo en que no aporta nada (ni se aparta demasiado) al (del)original; sin embargo cuando la "redescubrieron" pensaron que era la leche en bote (¡incluso mejor que la de Browning!) Eso sí, nos quedamos con las ganas de ver una versión española de Frankenstein...

Y si tengo gustos peculiares, la sociedad tiene la culpa...

RFP dijo...

querida Silderia: me temo que tu amor y yo tenemos gustos parecidos en ese sentido, con la única diferencia de que él tiene más cultura respecto a lo "trash". Como quiero ir de intelectual, no suelo poner todos los bodrios de los que soy admirador, pero los tengo... de verdad que no sabes lo que te compadezco. De todas formas siempre te queda la opción de regalarle perfumes y ropa que nunca se pondrá.

syb:¿Y de La momia, la de Terence Fisher?